miércoles, 3 de octubre de 2018

Carlos Gallego, una vida entregada a la montaña

Adaptar la actividad veraniega a la capacidad física de la persona -y la mía está bastante mermada- es cuestión clave para disfrutar del ocio y el sosiego. En vacaciones suelo seleccionar dos objetivos: conocer pueblos, paisajes y gentes, o bien, si posible fuese, bucear en aguas cristalinas en busca de sensaciones vivificantes. Me gusta el Mediterráneo, me gustan la aguas tibias y claras del Golfo de Mazarrón, al que suelo acudir cuando el cuerpo me lo permite, apartado ya de una intensa actividad montañera y espeleológica. Pero me gusta sobre todo recorrer pueblos y ciudades, conocer gentes, costumbres; contemplar paisajes, cercanías y lejanías... Vivir en la paz mirífica de una naturaleza carente de contaminaciones.
        Y esta vez esa paz la encontré en el campo manchego, en el tranquilo ambiente de una dehesa toledana donde no asfixia el calor ni el frío entumece el cerebro. Está en el ancho valle del Tiétar, entre sierras de muy distintas dimensiones: Gredos, la grande, imponente y bien nutrida de rocas graníticas salpicadas de feldespato, y la de San Vicente, humilde en altura, pero alfombrada por secas dehesas y bosques de encina, castaño, pino y alcornoque. Y allí, en zona donde se tocan las provincias de Ávila y Toledo, encontré a un montañero experimentado, bien nutrido de ascensiones a cumbres de gran dificultad. Su nombre es Carlos Gallego, alpinista madrileño que halló en el campo el retiro dorado. Él y su esposa Esther, amable, comunicativa y artista del bordado y la cocina, construyeron a novecientos metros del pueblo toledano de Sartajada una linda casa de planta baja para dedicarla al turismo rural, llamada El Roblón.
        Carlos tiene muchos calificativos en jerga montañera: gredista, piquista, pirineísta, alpinista, andinista, himalayista... Inició su actividad en La Pedriza madrileña, un espacio natural donde la roca no se deja querer por su lisa superficie; en esa Pedriza, digo, que ha sido y es escuela de hábiles escaladores. Pero pronto pasaría a las principales cordilleras del mundo. Participó en expediciones de gran riesgo a los Andes, Himalaya y Alpes, y subió a las más significativas cumbres de Picos de Europa, Pirineos y Gredos para especializarse, finalmente, en la progresión por hielo y nieve. Y fue el hielo, ese temible elemento de la montaña, el que frenó en parte su actividad alpina.

ACCIDENTE EN GREDOS

        Hace unos trece años Carlos sufrió un grave accidente en Gredos al ascender por una pared vertical helada. El desprendimiento de una clavija, y la sucesiva extracción en cremallera de las demás, lo tiró desde una altura de setenta metros. Pero sobrevivió. Tras un dramático rescate, que él relata muy bien en el blog Montaña y Alpinismo Clásico, mezclando prosa narrativa y poética, pasó varios meses hospitalizado hasta lograr su total recuperación. Hoy vive feliz junto a Esther en El Roblón, lugar de alojamiento idílico para quienes, como yo, buscan paz y sosiego. En el gran salón de la vivienda conserva gran parte de sus recuerdos: fotos, material de escalada, páginas de periódicos con información de las expediciones en las que participó, y libros, muchos libros de montaña. En lugar preferente, junto a unos de los grandes ventanales, hay una edición especial de El Quijote de la Mancha, obra cumbre de la literatura española. Parece estar colocada ahí para disfrutarla y quizá también para recordar al huésped su inequívoca ubicación.
        Montañeros, excursionistas y amantes de la naturaleza tienen en El Roblón un punto de partida donde iniciar caminatas por pistas y veredas del campo manchego, por pueblos históricos y terrenos donde la encina deja crecer a la olorosa jara. Pero no solo acuden a ese alojamiento montañeros y turistas, sino también naturalistas, ornitólogos y fotógrafos de la naturaleza, pues, en praderas y dehesas, en ríos y arroyos encuentra el visitante una gran variedad de aves y lugares cautivadores, de tierras áridas, agostadas, pero de sorprendente fecundidad arbórea.
        En las sierras de San Vicente y Gredos hay pueblos de visita imprescindible, entre los que cabe citar La Adrada, La Iglesuela, El Real de San Vicente, Navamorcuende y Castillo de Bayuela, y a mayor distancia de Sartajada, Mijares, Oropesa, Lagartera, Guisando, Arenas de San Pedro, Pedro Bernardo, el santuario de la Virgen de Chilla y El Puente del Arzobispo, donde el alfarero expresa su arte y el Tajo discurre rumoroso por una gran llanura extendida entre montañas de muy distintas altitudes. Debo decir que la visita fue para mí muy enriquecedora. Conocí a un gran alpinista, a una excelente pareja de anfitriones, y disfruté de las múltiples excelencias históricas y paisajistas de un territorio situado entre las dos grandiosas Castillas. Habrá que repetir.- JT

El Roblón. Encina centenaria. Está comprobado que pasa de los setecientos años. Se mantiene robusta y espléndida en tronco, ramas y hojas.
El Roblón. Rincón idílico de esta casa rural. De madrugada y al anochecer una liebre visita a los comensales. Viene a comer la hierba que los propietarios plantaron para dar al entorno del edificio aspecto de oasis en la agostada dehesa.
El Roblón. La enorme sala de la casa alberga recuerdos coleccionados por los propietarios en sus viajes por el mundo, y muy especialmente loza, cerámica y utensilios antiguos que Carlos y Esther salvaron de su destrucción.


La Iglesuela. Plaza céntrica de este bonito pueblo manchego cercano a Sartajada.

Convento del Piélago, en la ruta de Sartajada a El Real de San Vicente por Navamorcuende. Algunos historiadores atribuyen a los carlistas su destrucción. El edificio se encuentra en estado de restauración. Está en zona de hermosos castaños, rodeado de zarzamora de mucho y apetitoso fruto.


Guisando, pueblo turístico muy visitado. Cerca está la glorieta del Nogal del Barranco con estatua de la cabra montesa y aparcamiento para el acceso a pie a la zona de Los Galayos (Sierra de Gredos).

El Arenal, un pueblo de Ávila recogido en la falda de la Sierra de Gredos. Tiene un monumento dedicado a los viejos, o sea, a la tercera edad, que diría el desaparecido ministro Licinio de la Fuente, toledano de nacimiento.

El Real de San Vicente es una villa de importancia histórica ya que, entre otros episodios, fue en uno de sus montes, el de Venus, donde el lusitano y aguerrido Viriato acampó en la lucha contra los invasores romanos.

Ayuntamiento de Castillo de Bayuela. En medio de la plaza está el rollo jurisdiccional, columna de estilo gótico que, además de confirmar la jurisdicción propia del pueblo, señalaba antiguamente la plaza como lugar de ejecuciones (¡Qué bello monolito, pero qué horroroso recuerdo!).

Maquetas de barcos de pesca expuestas en el Asador Real, restaurante cercano a San Vicente. El local pertenece a un gallego de Baralla (Lugo). Buen menú y carta variada con precios muy aceptables.

Pedro Bernardo es realmente el mejor mirador sobre el Valle del Tiétar. La estructura escalonada, en anfiteatro, de calles y viviendas, es perfecta para contemplar el paisaje. Mira al valle y también a los Montes de Toledo.
Puerto del Pico. El monumento de la foto es de la época de Franco y fue erigido en memoria de los caídos en la zona durante la Guerra Civil. El puerto conserva parte de la calzada construida por los romanos. Es una excelente atalaya sobre el barranco de las Cinco Villas y paso de ganado trashumante al valle del Tiétar.
Mombeltrán. Castillo de los Duques de Alburquerque. Bien de Interés Cultural desde los años cuarenta del siglo pasado. Está situado en lugar estratégico para dominar el barranco de las Cinco Villas.
Santuario de la Virgen de Chilla. Patrona del pueblo de Candeleda, esta virgen se le apareció a un pastor para resucitar a una oveja que se le había muerto, según el dicho popular. Lo cierto es que, se non è vero, è ben trovato.

sábado, 7 de julio de 2018

Bares für Rares, alternativa a los debates aburridos

Horst Lichter. Cocinero,
escritor y presentador de TV
        ¿Oyó hablar de Bares für Rares? Para mí se convirtió en una excelente alternativa a los soporíferos programas matinales de las televisiones de mayor audiencia de España. Telecinco, Antena 3, La 1 de TVE y canales minoritarios ofrecen por la mañana una programación aburrida por la reiteración de su temática. Son espacios de debate centrados en la actualidad política o relacionados con ella, todo un chollo para los propietarios del canal por su moderado coste de producción. Se elige a una presentadora o presentador y a tres o cuatro tertulianos, se los pone delante de las cámaras, y a debatir; a consumir minutos y minutos hablando de lo mismo, como si la política fuese el tema preferente de los espectadores.
        A mí me llegó el momento en el que cansado de oír tantos diálogos sobre más de lo mismo, moderados por la Ana, la Susanna o el Sergio, decidí buscar en el satélite Astra un programa atrayente, menos soporífero que los debates de las televisiones españolas. Y lo encontré. Se llama Bares für Rares, algo así como “Pago en mano por rarezas”. Consiste en una subasta de objetos antiguos. Desde entonces estoy enganchado a este espacio y disfruto de él todas las mañanas. Lo emite la ZDF Neo (Zweites Deutsches Fernsehen, canal de la TV pública alemana) y, aunque ustedes no entiendan el idioma, se lo recomiendo a quienes tengan acceso al satélite y deseen huir de la monotonía televisiva española.

Anticuarios de la subasta. Waldi, primero
por la derecha. A su lado está Lucki
        Bares für Rares es un espacio original, desenfadado, en el que se subastan todo tipo de antigüedades, vehículos incluidos. Sin saber alemán, uno puede entender qué se vende y qué se paga por las piezas puestas en oferta. El valor dado por los expertos a cada una de ellas sale en un rótulo, y el anticuario que la adquiere muestra ante la cámara el dinero que paga. El programa comienza con la llegada del público al interior de la nave donde se desarrolla. Cada cliente lleva la pieza que desea vender. Luego, una vez seleccionada por su rareza, los expertos le dan a la pieza un valor aproximado. Y si el vendedor lo acepta, pasa entonces a la sala de subastas. Tras la puja el cliente recibe de inmediato el dinero en mano. Horst Lichter presenta y modera el programa. Este alemán, nacido hace cincuenta y seis años en Nettesheim, derrocha simpatía y es muy querido por los espectadores. Menudo, parlanchín y buen actor, suele mesarse de vez en cuando su bien cuidado bigote daliniano de agudas puntas primorosamente arqueadas. Se hizo famoso como cocinero en televisión.
        Entre los anticuarios compradores hay personajes muy curiosos. Ludwig Hofmaier “Lucki” fue campeón de gimnasia en Baviera. En 1966 caminó haciendo el pino desde Regensburg hasta Munich, es decir, más de 120 kilómetros. Fabian Kahl, todo un hipster de la cabeza a los pies, es el prototipo de joven bohemio perteneciente a una clase media alta. Vivió en el ambiente de antigüedades del castillo paterno y hoy tiene su propio establecimiento de compra y venta. Walter Lehnertz “Waldi”, otro de los clásicos de la subasta, es conocido por su persistente oferta de ochenta euros porque, aunque la pieza en venta cueste mil, él comienza la subasta ofreciendo solamente ochenta al vendedor. Tras la puja, si el cliente acepta la cantidad ofrecida, pago a tocateja como dije antes.
        En fin, estos son algunos de los protagonistas de un espacio de TV que por su atractivo engancha fácilmente al espectador. Lo ven unos cinco millones de personas, que ya es una cifra muy considerable. Gracias a él he salido de los soporíferos debates de las teles españolas, cansado de tanta Cataluña, PP, PSOE, Podemos, Ciudadanos, felonías políticas, políticos presos, ridículos portapancartas de volem votar, ingenuos sujetos de bandera indepe a la espalda, lazos de plástico ensuciacalles... Todos son ya temas intragables, por persistentes y reiterativos.- JT

martes, 26 de junio de 2018

Sánchez recibe su bautizo de líder europeo

        Pedro Sánchez ha recibido ya su bautizo (con perdón) europeo como presidente del Gobierno de España. Sus encuentros con Macron y con Angela Merkel son el mejor reconocimiento a una nación fuerte y poderosa, soleada y gentil, bulliciosa y alegre: turística por excelencia. Mas no crea don Pedro que tan alto honor se deba a su persona, no. Sería una ingenuidad. Porque en política exterior no priman los personajes, sino aquello que representan. Y en este caso nuestro presidente representa mucho, nada menos que a España, a la España grande y saludable, aunque sufra hoy una crisis territorial y social que viene desgastando su poderío.
Sánchez y Angela Merkel en Berlín (Foto Efe)
        He de confesar sin rubor que siento cierta admiración por don Pedro, un fondista que se ha ganado deportivamente los apelativos de pendemolinos y trepapeñones. Pero, ¡quietos parados!, que no hay ánimo de ofender a mi señor ni ganas de lanzarle mostacilla. Solo pretendo simular la práctica deportiva aplicada a la actividad política. Digo pues que, si un buen día Sánchez pendió de un aerogenerador con doble cuerda, bien asegurado por el aventurero Jesús Calleja y sus compas, para un programa de Cuatro, hoy el éxito de su gestión pende de unos nacionalistas que si no les da lo que reclaman, estén o no justificadas sus exigencias, lo dejarán caer. Los catanazis exigen independencia; también los filobatasunos. Unos y otros aumentan sus escaramuzas contra la legalidad vigente para probar suerte y lograr objetivos. Y ahí están la ministra Meritxell Batet y el propio Sánchez anticipándonos con sus declaraciones el curso que van a seguir los acontecimientos: cambios en la Constitución, acercamiento de presos a cárceles de sus regiones, cesiones de tributos, etc.
        Pienso que a don Pedro le ha sido más fácil y menos arriesgado subir a la presidencia de España que a la cima del Peñón de Ifach, a la que llegó protegido también por Calleja mostrándonos una capacidad de aguante propia de gran fondista. Pero trepar peñón poco o nada tiene que ver con trepar gobierno. En la subida a la roca se puede perder la vida. En la del Gobierno, el riesgo no llega a tanto y, además, en caso de caída las lesiones quedan compensadas con un bien retribuido retiro de por vida.
        Frente a la actitud poco clara y el, al menos, aparente entreguismo que  vienen evidenciando don Pedro y la señora Batet, la ministra de Defensa Margarita Robles no parece claudicar ante ese adversario cómplice del empujón a Sánchez hacia La Moncloa. Dijo esta ministra cosas muy sensatas sobre nuestros Ejércitos. Arengó a sus mandos a seguir velando por la unidad de España, y exaltó las labores de paz y ayuda de nuestros militares en el extranjero. Item más, a doña Margarita no le dolieron prendas cuando, siendo ya ministra, en declaraciones públicas, defendió desde sus amplios conocimientos jurídicos nuestra Constitución. Sí, defendió esa Carta Magna que catalanes y vascos respaldaron plenamente en su día y a la que hoy muchos de ellos le hacen ascos porque les impide separarse de España.- JT

miércoles, 6 de junio de 2018

Borrell, Calviño y Ribera, pilares del gobierno Sánchez

          Don Gervasio de la Melancolía y Fontellos, don Gerva para los amigos, no tardó en telefonearme al ver en Internet las caras y currículos de los nuevos miembros del Gobierno Sánchez. Eran las seis de la tarde de un día como hoy cuando su voz sonó clara y rotunda al otro lado de las ondas:
  • Josep Borrell (change.org)
    ¿Se ha enterado, Temes, de la composición del Gobierno del señor Sánchez?
  • Sí, sí, Llevo ya once ministros y ministras identificados con foto y biografía.
  • Observará que es un equipo de primera división: Borrell, Calviño, Duque, Ribera... Con esta gente vamos a tener Sánchez para rato -apuntó mi interlocutor.
  • Depende -respondí dudoso.
  • ¿Depende...? Ya está usted vacilando, como suele hacerlo; no empiece a malmeter. Dígame de qué depende.
  • Es fácil de explicar, don Gerva. Depende del resultado de su gestión. Si es acertada y admitida por los españoles y por las mayorías parlamentarias, pues sí, tendremos gobierno para rato. En caso contrario ya sabe lo que suele ocurrir. Fracaso electoral o moción de censura.
  • Nadia Calviño (Expansión)
    No creo que estos fracasen. Son personajes de primera fila en sus respectivas especialidades -vaticinó mi viejo amigo, y añadió-: ¿Acaso cree usted que no es así?
  • Bueno, hay tres que me parecen muy bien elegidos.
  • ¿Solo tres? ¡Vaya, vaya...! -exclamó don Gerva mosqueado por mi respuesta.
  • Sí, tres: Borrell, la señora Calviño y la señora Ribera.
  • Me gustaría que me explicase las razones de esa selección tan estricta que usted hace.
  • Pues verá. En mi modesta opinión, el catalán Josep Borrell es un gran profesional de la política con un currículo envidiable. Solo con ver su pasado se hace muy merecedor del cargo. La coruñesa Nadia Calviño goza de gran prestigio como economista por su labor en la Unión Europea, lo que ya es un gran plus. Y en cuanto a Teresa Ribera, la de Medio Ambiente y Cambio Climático, sabe latín en ambos temas. Intuyo que va a traer a raya a quienes día a día emponzoñan nuestros aires llenándolos de elementos tóxicos.
  • ¿Eso es todo?
  • Teresa Ribera (EFE)
    Bueno, debo añadir que Borrell será un diplomático clave en la difusión internacional de la realidad catalana. ¡Que ya es mucho, don Gerva! Son necesarias personas como él para que el mundo sepa quién es quién y por qué los separatistas desprecian a España y a Europa. Que se conozca la realidad del nacionalismo español, no la inventada por ellos, cargada de mentiras e hipocresía. Ya ve usted, odian a España, envenenan a los europeos contra nosotros, malos de la película, protagonistas de la tan siniestra como falsa Leyenda Negra, y ahora resulta que unos historiadores, expertos antropólogos de la Universidad de Lovaina, van y revelan que holandeses y flamencos de tez y pelo moreno no descienden de los guerreros que componían los Tercios de Flandes. No hay rastros de ello en el ADN de la generalidad de esos ciudadanos de los Países Bajos...
  • ¡Anda, pues no había oído hablar de eso! -me interrumpe sorprendido don Gerva.
  • Sí, es una noticia reciente. Resulta que esa maldita leyenda, inventada por fariseos antiespañoles, atribuía violencia sexual a nuestros tercios, saqueos y violaciones masivas que habrían dejado como herencia genética sangre española en esas personas de aspecto atezado. Aún hoy, en algunos hogares de Bélgica se amenaza a los niños con llamar al Duque de Alba si se portan mal. Y hay quien dice eso como si todos los neerlandeses despreciaran a España.
  • ¡Nos odian, nos odian! Inventaron esa leyenda y ahora comprendo por qué esas gentes protegen al fugitivo Puigdemont. ¡Deben odiarnos! -repite enojado mi interlocutor desde su móvil de última generación.
  • No, nada de eso. Al contrario, esos morenos neerlandeses se sienten orgullosos de llevar sangre española en sus venas. Rechazan que se ponga en duda su procedencia genética. La protección de los catalanes huidos obedece a razones políticas y jurídicas, a tergiversaciones de la realidad más que a odio a los españoles.
  • Eso lo dice usted. Pero volvamos al tema inicial. Quiero saber su opinión sobre el tiempo que durarán Sánchez y su Gobierno.
  • ¡Caray, me lo pone difícil! Creo que no depende solo de él, del señor Sánchez. Dependerá de él y de que sus ministras y ministros sean capaces de resolver satisfactoriamente los problemas más acuciantes, en especial los de la unidad territorial, el empleo y la justicia social.
  • Cuestión de tiempo, claro, ya esperaba esa respuesta suya. ¡Pues a ver qué pasa! Es usted poco explícito, como siempre, pero vale, dejemos que el tiempo nos dé resultados. Llegados ahí, y según le vaya a España y a todos los españoles, decidiremos nuestro voto ¿no le parece?
  • Sí, sí, a ver qué ocurre, don Gerva. De momento, calma y a esperar acontecimientos. Adiós. Que pase una buena tarde.
  • Adiós Temes. Lo mismo digo.

lunes, 4 de junio de 2018

Sánchez, presidente: de la fumata roja salió un ateo audaz


Lealtad al Rey y hacer guardar la Constitución
Promesas de Sánchez en La Zarzuela
(Foto Fernando Alvarado. Pool)
      Dura será la caída del nuevo presidente del Gobierno si sigue por ese camino. Empieza con mal paso. El señor Sánchez puede ser ateo. Nadie lo va a impedir ni nadie va a criticar su forma de pensar, ya que el sentimiento es intocable y el pensamiento libre, cada uno tiene el que quiere, faltaría más. Otra cosa es saber usarlos con delicadeza ante los demás y en especial cuando se trata de un político en situación precaria, dado que con los ochenta y cuatro diputados del PSOE, sumados a los sesenta y siete de Podemos, la cifra que da para gobernar es absolutamente pequeña. Salvo, claro está, que el presidente, a la chita callando, haya pactado el apoyo de los indepes catalanes y vascos, los filoetarras de Bildu y el de otros grupos minoritarios extasiados por el proceder contra Rajoy.
                                    
      Bueno es acordarse de que a ningún líder político europeo le conviene menospreciar el apoyo del cristianismo, entre otras razones porque Europa es la unión de países que conviven en paz y bienestar gracias a los valores del humanismo cristiano. Si se quiere llenar de votos el granero en unas elecciones no conviene prescindir de un colectivo de millones de personas. A día de hoy, el humanismo al que hago referencia no es indigno ni desestima el progreso, ni acepta la opresión de la persona humana. Es tan lícito en sus objetivos como puede serlo el ateísmo del nuevo presidente español. O quizá más, pues busca y protege la dignidad, las libertades y los derechos de las gentes, tratando de unirlas, no de separarlas. Además, cristianismo no es solo doctrina, es también cultura.

      Por otro lado, el señor Sánchez deberá enfrentarse en su mandato como presidente a una situación de alta tirantez. Tirantez originada por los desafíos autárquicos y la irrupción de grupos revoltosos y vocingleros más dados a la política callejera que a la regida por la mesura. Le van a tensar fuerte la cuerda de su actuación en las próximas semanas, sobre todo su mayor oponente, el PP, que ha sentido en sus carnes la felonía vasca. Todos querrán alcanzar sus objetivos: unos, la independencia inmediata; otros, pasta, mucha pasta, dejando de momento a un lado sus anhelos soberanos; y los terceros, defensores de utopías, chabacanos en la forma y poco respetuosos en su proceder parlamentario, intentarán poner a España patas arriba con su república de pilares bananeros e ideario leninista.

      Sánchez lo tiene muy difícil. Quizá a estas alturas se sienta arrepentido por el doble salto mortal que dio en el Congreso. La mayoría absoluta la tiene el PP en el Senado, y en la Cámara Baja le resultará peliagudo obtener el respaldo sin condiciones de nacionalistas y del frente de la izquierda radical. Ha sido audaz con su moción de censura a Rajoy, hay que reconocerlo. A ver ahora si esa audacia convierte en prudencia su gobernación. La BBC y otros medios extranjeros le han puesto el sobrenombre de Pedro El Hermoso por su atractivo físico. Yo le llamaría Pedro El Juicioso, si demuestra ser capaz de ejercer el gobierno de manera prudente, sin quebrar España, durante el tiempo que le quede de premier.- JT

sábado, 2 de junio de 2018

Fumata roja: habemus nuevo presidente del Gobierno

      Los grandes espíritus siempre han encontrado la oposición violenta de parte de los mediocres. Lo dijo Einstein y su sentencia podría aplicarse a la moción de censura contra Rajoy. No es que los adversarios hayan ejercido contra él violencia física, no, o le hayan ganado en unas elecciones. Usaron un método más sibilino y oscuro. Aprovecharon el fallo judicial por corrupción contra exmilitantes del PP y excolaboradores para echarlo del Gobierno. Justificaron su operación de acoso y derribo por razones éticas. Urdieron, al margen de la honestidad política, una indecente trama de acuerdos con grupos minoritarios, grupos que buscan la división del país y hasta la del paisaje y el paisanaje, como es el caso de los separatistas catalanes. Unos y otros tramaron en el oscuro ambiente del backstage parlamentario la maniobra contra Rajoy.

      La honradez y la educación del ya expresidente son dos de sus muchas virtudes. Su cultura, su gran capacidad como parlamentario y la sólida experiencia política de la que nos ha dado repetidas muestras también están fuera de duda. Pero un persona de esas características molestaba a quienes, desde su medianía, suspiraban por alcanzar el poder. Así que, hostigados por el deseo de llegar pronto arriba, y como fuese, se confabularon para liquidar al presidente en un tris tras usando indebidamente el argumento de la sentencia del caso Gürtel (correa en alemán). Presentaron una moción exprés en connivencia con ocho grupos de la oposición para meter a Rajoy en el humilladero de la insolencia y echarlo del Gobierno.

      El transcurso de la moción parlamentaria resultó duro y en parte bastante teatral. Sánchez leyó deprisa y corriendo un sinfín de titulares; produjo mucho ruido, pero dio pocas nueces. Estuvo mejor en las improvisaciones, sobre todo en sus réplicas a otros parlamentarios. Los podemitas, entusiasmados con la caída de Rajoy, vociferaron su clásico y reiterativo ¡sí se puede! como si estuviesen todavía acampados en la Puerta del Sol. El socialista Ábalos derrochó verborrea en su intervención simple y poco convincente. Rivera fue combativo con el candidato Sánchez, pero también con Rajoy. De palabra rápida y acusación contundente, basó toda su fuerza dialéctica en los buenos resultados que las últimas encuestas dan a su partido.

      Los catalanes, erre que erre. Tardá nos largó la matraca de siempre, advirtiendo a Sánchez de que debe cumplir sus promesas (¿alguien sabe qué han pactado?). Y los vascos del PNV, elegantes en sus formas, pero intrigantes en sus contenidos, culparon a los ciudadanos de su comunidad de la traición al Gobierno de Rajoy. El PNV había firmado recientemente los presupuestos Generales del Estado tras un acuerdo muy provechoso para ellos. Había, pues, tensión en el hemiciclo, todos estaban pendientes de ellos ya que con sus votos podían beneficiar a Sánchez o hundirlo. Y lo auparon, vaya que sí, en sillón catedralicio, a la seo de La Moncloa.

      Rajoy estuvo claro, contundente e incisivo contra quienes querían derribarlo. Su discurso sonaba a despedida porque debía de conocer ya la artimaña vasca. Se ausentó de las Cortes en la tarde de la primera jornada y regresó al día siguiente, cuando la votación, de resultado previsto, iba a comenzar. Le reprocharon su ausencia, en especial Pedro Sánchez y Margarita Robles a quienes, cuando vieron a Rajoy aparecer en el hemiciclo, se les oyó sisear Ahí viene, ¡que vergüenza!

      Ahora vamos a ver cuánto tiempo dura el nuevo gobierno. Las va a pasar canutas.No tiene ni tan siquiera mayoría minoritaria en el Congreso, y en el Senado el PP cuenta con mayoría absoluta. Claro que para sacarle a Sánchez las castañas del fuego están los podemitas, dispuestos siempre a echar una mano a cambio de que les dejen probar las mieles del poder. La duración del nuevo Gobierno tampoco debe de inquietar a Sánchez, sospecho yo, pues si es efímera, contará con el refugio del Consejo de Estado que le proveerá de sueldazo, chófer y coche. Además, cuando se jubile recibirá una pensión que ya la quisieran para sí los millones de pensionistas y familias con escasos ingresos que pasan las de Caín para llegar a fin de mes.

      La función de hoy terminó pronto. A las once y media se bajó el telón, y por la chimenea del Congreso de los Diputados salió la fumata roja en señal de habemus nuevo presidente del Gobierno. En una jornada y media de debates, la actitud incoherente de unos cuantos se impuso sobre la honorabilidad y el buen hacer de un buen político, de nombre Mariano Rajoy Brey, al que la historia lo recordará por su bonhomía y por la trascendencia de sus hechos.- (01.06.2018) JT


martes, 29 de mayo de 2018

El chasco de Sánchez con la moción puede ser histórico

      Mucho me temo que estamos de nuevo ante otra metedura de pata del señor Pedro Sánchez. Va a ser que la moción de censura contra Mariano Rajoy tendrá poco recorrido porque, en cuanto a tiempo, se convocó en seguida y durará dos días: uno para los debates y el segundo para la votación. Y en cuanto a los resultados, pues parece que recibirá una h... histórica, porque no cuenta con la mayoría suficiente que le permita derribar a un contrario fortalecido por una economía mejorada, aunque su imagen y la de su partido, el PP, estén severamente dañadas por la corrupción.

Es por ética, no por España. ¿No importa perder?
(Foto El Confidencial Digital)
      Sin embargo, el líder socialista y sus adláteres restan importancia al presumible fracaso. Para ellos, para estos nuevos dirigentes del PSOE, la derrota no importa; lo que importa es el varapalo que quieren dar a Rajoy en el sentido ético. Así lo dicen y lo repiten unos y otros en los medios, sin avergonzarse por el cambio de finalidad que dan a su acción parlamentaria. Es una manera de salir del atolladero en el que se han metido por no asegurarse previamente los apoyos necesarios. Primero encandilan al personal con la posibilidad de derribar al presidente y, acto seguido, al ver que pueden perder, rectifican y aducen motivos éticos. ¡Qué desfachatez!

      Sánchez estaba ganando puntos en su carrera hacia la presidencia del Gobierno con el apoyo a la Constitución y a las leyes frente a los separatistas catalanes. Parecía haberse hecho ya un hombre de Estado. Pero ahora la ha cagao, en decir de nuestros jóvenes, con la moción de censura. Y la ha cagao porque no es momento ni hay razón imperiosa para presentarla. Y menos aún para pedir el respaldo de los nacionalistas. Ni el más ingenuo cree que ese respaldo le sería dado de bóbilis bóbilis, es decir, gratis, sin la promesa de complacer reivindicaciones. El insistente y apresurado deseo de Sánchez por llegar al Gobierno, y el de las personas que le acompañan, es tan patente e irreflexivo que se vuelve en contra de todos ellos. Hasta el mismo Pablo Iglesias le pide que abandone si no triunfa en su proposición parlamentaria.

      Sospecho que el varapalo del fracaso, si se lo dan, va a ser duro, muy duro. Porque ni Sánchez ocuparía la Presidencia del Gobierno, ni le acompañarían en tan alta encomienda sus colaboradores más cercanos. Cierto que la mamandurria de los expresidentes es una guinda muy apetitosa, le resuelve a uno la vida para el resto de sus días. Pero con cada una de sus meteduras de pata, este líder socialista incrementa la posibilidad de que él y su partido reciban el menosprecio de los votantes y queden relegados a la irrelevancia política, como ocurrió con sus colegas franceses. ¿Se acuerdan de esa debacle? Fue en 2017. Obtuvieron solo el seis por ciento de los votos en la primera vuelta de las elecciones legislativas, es decir, sufrieron una sanción moral e histórica de la que todavía no se han repuesto.- JT
               
ÚLTIMA HORA: Sánchez, soberanista                                 

      La bajada de pantalones de Pedro Sánchez que conocemos hoy por medio de un diario digital puede proporcionarle su acceso a la Presidencia del Gobierno. Todo apunta a que los diputados vascos van a ser clave para ganar la moción. Pues bien, el líder socialista promete al PNV acercar los presos de ETA al País Vasco y, además, un Estatuto soberanista. ¡Manda Carallo!, ¡manda collóns! Así de incongruente es este líder. El caramelo se presenta apetitoso y pone a Rajoy en el despeñadero. Falta la decisión última del Lendakari.

viernes, 18 de mayo de 2018

Picos de Europa: crónica de un paseo por los Urrieles

     Caminante, no hay camino, se hace camino al andar, dijo Machado en una de sus más excelsas poesías. Aquí sí hay camino. En el Macizo Central de Picos de Europa, también llamado de los Urrieles. Se abre ancho, carretil, flanqueado de rocas y herbáceas, y se extingue pronto, en La Vueltona, donde toma el relevo una senda breve y dificultosa; senda de rebecos y cabras, a veces polvorienta, a veces blanqueada por el nevero sucio del verano tardío, aunque siempre dura y pedregosa.

      El aliento alterado cesa, se apacigua, cuando el caminante llega a la cabaña. Está ahí, solitaria, erguida sobre una roca, mirando a los cuatro vientos; está ahí, bien asegurada con cables de acero, protegida de la violencia eólica, al amparo de tempestades. Es Verónica, la esférica y coqueta cápsula subida por piezas a lomos de caballo. Procede de un barco de guerra norteamericano en desgüace. En el mar protegió al marino del fuego enemigo, acogiendo en su interior un arma demoledora. Aquí, en la montaña, da albergue al caminante y lo protege del frío, de los vientos y de las tempestades que desencadenan en las alturas toda su sobrecogedora potencia.

      Verónica, refugio vivac, no tiene más depredadores que el sol y la erosión de las aguas y el viento. Pero llega el hombre, ese andador ansioso de glorias alpinas, y con frecuencia su devastador comportamiento acentúa la degradación del pequeño refugio y su entorno de rocas pulidas, fracturadas por un proceso de inevitable gelivación, nacidas en el cataclismo orogénico de hace cientos de millones de años.

      La cabaña es base ideal para realizar ascensiones a los picos que la circundan: Peña Vieja, Horcados Rojos, Tesorero, Torre de Altaiz, etc. Visité por primera vez en 1968 este abrupto macizo calcáreo de fuertes desniveles y profundos abismos. En aquellos años todavía era dado caminar sin incómodas compañías por sendas pinas y sinuosas, subir a las plataformas cimeras de sus picos, atalayas grandiosas, con vistas panorámicas al mar y la tierra; subir sin el acoso de apresurados andadores que vienen detrás pisándote los talones. Eran otros tiempos. Eran otros conceptos de vida en la montaña. Buscabas descanso, solaz, aire puro, sin contaminar, pero también aventura en la ascensión y en la escalada por vías de evidente riesgo.

      En el riesgo estaba la satisfacción plena del montañero. Porque superar una llambria sobre el precipicio abierto a tus pies, sentir el agarre firme de los dedos en la rugosidad de la roca, bajar de la cima en rápidos rápeles, una vez vencida la cumbre, enriquece la voluntad y da fuerza interior para salvar dificultades. El montañismo es una excelente forja de gentes de bien, de personas voluntariosas, solidarias, capaces de afrontar sufrimientos sin decaer y de enorgullecerse de los triunfos propios y ajenos.

    Hoy, el escenario hermoso de la montaña es objetivo preferente de agencias  turísticas y de aventura. Poco a poco, inexorablemente, caminos y sendas se ven invadidas por cientos de visitantes ávidos de probar ropa prêt-à-porter para darse una caminata por la montaña y recorrer, aunque sea brevemente, los escasos y tortuosos senderos que la pueblan. Senderos abiertos por la pisada firme y consistente de gentes y animales, senderos unidos entre sí o cortados por el muro infranqueable del roquedal.

      Visité por primera vez el Macizo Central de Picos de Europa en 1968, como dije antes, después de recorrer, en paseo de placer inigualable, la Garganta Divina del Cares, una ruta hoy afectada duramente por el boom turístico. Los mayores encantos de esa garganta eran la paz, la tranquilidad que en tan venerado paraje se respiraba; paz en un ambiente sobrecogedor, con el rumoroso Cares corriendo por lo más profundo del tajo y la presencia celeste de ruidosas grajillas, compañeras inseparables del caminante en la espectacular depresión de esa zona asturiana de Picos.

      Tan buena impresión me causaron esos parajes calcáreos, que en 1971 decidí volver a ellos, junto con dos compas de fatigas montañeras, Jesús y Moncho, amantes, como yo, de la marcha y la escalada. Después de esa segunda experiencia vendrían otras, solo o en compañía de personas que compartíamos la misma afición y en los mismos escenarios calizos de Picos, aunque también, y sobre todo, en Pirineos y Alpes. Pero este es tema para otra ocasión. Ahora dejo aquí estampas de mi primera visita al Macizo Central de Picos de Europa, en pleno mes de agosto del año antes citado, bajo un sol abrasador alternado con más de una tormenta seca y horrísona.-JT


Refugio de El Cable cercano a la estación superior del teleférico de Fuente De, entrada cómoda al Macizo Central. Yo solía subir a la Vega de Liordes por la canal de la Jenduda, mientras mi pesada mochila era transportada por el teleférico. En una ocasión quedé atrapado toda una semana por una nevada imprevista, junto con el desaparecido montañero coruñés Fernando Rodríguez Gil, en el refugio de la estación superior. Compartimos mesa y viandas con el operario Domingo, vecino de Pido, fallecido hace años. En la foto, de derecha a izquierda se ven Peña Vieja, Pico de Santa Ana, la Torre de Horcados Rojos y, al fondo, bien erguido y puntiagudo, el Pico Tesorero.

Caminante, hay camino cómodo y amplio por esa vega de Liordes, donde la planta rastrera surge de entre los entresijos de un suelo calizo. Comienza la marcha hacía la cabaña. Y al fondo, siempre a nuestra vista, la bien fortalecida Torre de Altaiz es un primer exponente de los grandes promontorios pétreos de esta zona de Picos.

Horcadina de Covarrobles. Ojo al parche: En el macizo, el rebeco es dueño y señor. Quien no lo respete, será sancionado. Están bien claras las prohibiciones impuestas por la Subsecretaría de Turismo del Gobierno de la nación. Ni petardos ni griteríos. Y no se le ocurra lanzarles piedras, porque entonces la ha liado parda.  
El neverín, camino de Verónica, deja ver al final la oquedad de la llamada cueva Bustamante, en la que me tocó vivaquear más de una vez por estar la Verónica a tope de personal. Eusebio Bustamante fue un ilustre fotógrafo de Potes, colaborador de ABC y conocido por el sobrenombre de “el fotógrafo de Picos”. Más de una vez me lo encontré en su todoterreno Lada Niva cerca del refugio de Áliva. Era extraordinariamente afable y gran conocedor de estas montañas. Hoy sus hijos mantienen abierta la tienda de fotos en la villa cántabra, lugar de peregrinaje de montañeros de todo el mundo.
Verónica, un refugio vivac bien anclado en la roca por cuatro cables para impedir que los vientos impetuosos lo arranquen de cuajo. Salvó de apuros a montañeros sorprendidos por nevadas imprevistas. Al fondo, el Tesorero.
Soberbio panorama de picos y hoyos, alfombrados por neveros todavía persistentes en un verano ya avanzado.
Las tormentas eléctricas y secas en Picos son estremecedoras. En la foto vemos cómo la base oscura del cúmulonimbo, hermosa nube de desarrollo vertical, se aproxima hacia nosotros desde el Curavacas. No cayó ni una sola gota de agua, pero la sucesión de rayos, uno tras otro, y el estruendo de sus truenos, ampliado por el eco que se origina entre tanta montaña rocosa, resultó estremecedor.
Pico Tesorero. En esta cumbre confluyen los límites territoriales de Santander, León y Asturias. De fácil ascensión, su cima es una atalaya espléndida sobre los tres macizos. En días despejados, sin calima, se ve el mar Cantábrico.
Refugio Delgado Úbeda, al pie de la cara oeste del Picu Urriellu. Fue hospedaje en más de una ocasión de montañeros y escaladores de renombre mundial.
El Picu Urriellu o Naranjo de Bulnes despunta desafiante en esta foto. La pared oeste, de muy difícil ascensión, fue escalada por primera vez en 1962 por los aragoneses Rabadá y Navarro, que habrían de morir años más tarde en Alpes. En 1969 Ortiz y Berrio cayeron más de cien metros cuando afrontaban el último tramo hasta la cumbre. Sus cadáveres fueron recuperados tras cortar las cuerdas que los sujetaban y precipitarse al vacío. Un año más tarde, Gervasio Lastra y José Luis Arrabal sufrieron un espectacular rescate tras quedar atrapados en una cornisa durante ocho días, sin posibilidad de continuar la ascensión por sus propios medios. Hubo que recuperarlos con la intervención de un helicóptero, pero Arrabal, tras ser trasladado a un centro sanitario, no sobrevivió. Lastra salvó su vida y años más tarde ejercería la docencia en Potes.

Arriba queda la vega del Urriellu, con su refugio al pie del Picu. Bajamos ya con dos compas madrileños en franco regreso al valle, camino de Bulnes y Puente Poncebos.

Digo en el texto inicial que la montaña es forja de afectos y solidaridades. Pues bien, ahí está, en el cartel, la prueba del aprecio y admiración de los montañeses a sus visitantes.  


domingo, 13 de mayo de 2018

Quim Torra, otra "matrioshka" del separarismo catalán

      ¿Lo han visto ustedes, han escuchado su discurso en el Parlamento de Cataluña? Demoledor. A mí no me gustan estos políticos pretenciosos que actúan movidos por el odio. De aspecto payés, Quim Torra representa en mi opinión al catalán tozudo y advenedizo. Llega enviado por Puigdemont y persiste, siguiendo las directrices de su amo y señor, en implantar la fracasada independencia unilateral catalana. Se obstina en ella, pese a que ningún gobierno europeo la respalda. Este personaje parece haber salido de una matrioshka, de esa muñeca rusa de madera hueca en cuyo interior hay otras iguales pero de menor tamaño. La más grande, de la que han ido surgiendo las otras, es Artur Mas. Le siguieron Puigdemont, Jordi Sánchez, Turull y ahora Torra, quinto en la escala decreciente del juguete ruso de origen japonés, reinventado en Cataluña por Jordi Pujol.
      No entiendo cómo una persona de la talla intelectual de Torra, impulsora ferviente de la cultura catalana, no sea capaz de ver la realidad de una situación que no lleva a ninguna parte. Los vanos intentos de separación de Cataluña del resto de España han ido fracasando y seguirán obteniendo el mismo resultado. No se puede consentir que una fracción, que no llega a la mitad de la ciudadanía catalana, pretenda imponer sus deseos a los demás saltándose leyes y desobedeciendo decisiones judiciales, llegando incluso algunos de sus líderes a niveles de cinismo e hipocresía que sobrepasan la barrera de lo políticamente correcto.
      Y digo esto porque es falso que las muchedumbres impulsadas desde el poder se manifiesten pacíficamente, como ellos afirman (traté el tema en una entrada anterior). Es falso, añado, que el gobierno de España rechace el diálogo, cuando son ellos quienes exigen que, de haberlo, debe llevar implícito el tema de la obtención unilateral de independencia; es falso, insisto, que España les robe cuando, bien al contrario, es la propia España la que ayuda a resolver a Cataluña su falta de liquidez. Y es falso, falso de toda falsedad, que la educación pública catalana esté enteramente en manos de profesores cuya tarea se limite a enseñar sin adoctrinamiento político.
     Son muchos los embustes que nos lanza como realidad esta generación de políticos secesionistas. Hombres y mujeres se muestran en sus declaraciones visiblemente antiespañoles, como si los demás fuésemos apestados, de raza inferior, feos y contrahechos y de bajo intelecto. De vez en cuando se desdicen de sus acusaciones para no enervar más de la cuenta al personal. Pero ya hay hastío, ya la gente, harta de escuchar injurias y desprecios, puede reaccionar en cualquier momento y exigir al Estado español, si necesario fuese al grito de ¡desperta ferro!, entiéndanme la ironía, exigir, repito, que se liquide con firmeza de la vida pública, aplicando la ley, a esos parásitos que alteran día tras otro la convivencia fraterna, pacífica y solidaria entre españoles.

ACTUACIÓN DE MIERDA DEL DÚO ESPAÑOL

El digital Okdiario le zosca hoy en los morros al duete español de Eurovisión formado por la navarra Amaia y el catalán Alfred, ambos producto de la factoría Gestmusic. Califica de actuación de mierda el paso anoche de la joven pareja por el citado concurso internacional de música. Si Alfred regaló días antes a su compa el libro España de mierda, de Albert Pla, pues justo es que ese medio de comunicación use el mismo calificativo para la actuación de los dos representantes españoles, porque así fue: una mierda. En términos generales hay que decir que la competición festivalera nos regaló un compendio internacional de gritos, vatios, luces y, sobre todo, de efectos espectaculares. No cabía otra cosa. La música ligera está, pues, más que nunca, en su deriva hacia lo ruidoso y efectista. Vale como ejemplo Toy, la canción ganadora.- JT

viernes, 11 de mayo de 2018

Eurovisión 2018: España va a un nuevo fracaso

      Mucho me temo que España volverá a hacer el ridículo en el festival de Eurovisión. En las últimas celebraciones no podíamos haber tenido peor suerte. En una tras otra, hemos ido de fracaso en fracaso debido al escaso gancho y a la baja calidad de nuestros representantes. Voces apenas trabajadas, de incómodo timbre, volumen exasperante y cuerpos moviéndose como títeres nos llevaron a puestos de vergüenza.
      No sé si los fracasos de España de los últimos años obedecen a la falta de capacidad y criterio de quienes son responsables de la elección, pero lo cierto es que tanto las melodías como las puestas en escena, y sobre todo las interpretaciones, dejan por lo general mucho que desear. La calidad de grupos como Mocedades o cantantes como Massiel, Salomé, Betti Missiego, Karina, Raphael, Julio Iglesias y un largo etcétera permanecen en el recuerdo y sus interpretaciones se mantienen sin fecha de caducidad.
Alfred y Amaia (Foto El Español)
      Ahora ya no. Ahora, la caducidad es a muy corto plazo. La falta de inspiración de los compositores y la evidente inmadurez de los cantantes llevan a España a puestos de cola en la clasificación del festival. Las melodías desaparecen casi a la par de su irrupción en el mercado, manteniéndose si acaso para el recuerdo, también efímero, en adolescentes de oído poco fino y escasa percepción melódica.
      El dúo de Alfred y Amaia con Tú canción lleva camino de seguir los pasos de sus inmediatos antecesores. Son dos voces dulces, como las de dos pajaritos a punto de anidar, inmersos en un juego de amor; voces cursis, sin matices, lisas, de timbre monótono, aburridas. Son tan poco brillantes y tan escasamente atractivas como la melodía que cantan, cuyo autor no debía de estar muy inspirado cuando la compuso. Esa canción no engancha, no es pegadiza. Le falta garra. Por eso intuyo, y me gustaría equivocarme, que los tiempos de gloria de Massiel, Salomé, Raphael, Mocedades y demás exitosos intérpretes del pasado no volverán a florecer, al menos mientras la elección de los participantes se mantenga en manos de personas de tan poco gusto musical y escénico.- JT