jueves, 27 de julio de 2017

Ridícula intervención de Sánchez ante los medios

Con la venia, señor Sánchez: ha errado 
usted el camino (El Periódico)
Me parece infame la actitud del socialista Pedro Sánchez tras las declaraciones del presidente del Partido Popular en el juicio del caso Gurtel. No se le ocurrió otra cosa que pedir la inmediata dimisión de Rajoy. Así, sin más, que se vaya de inmediato de la presidencia del Gobierno. Punto. ¿Está de coña este joven político? ¿Toma el pelo a los ciudadanos con sus absurdas reacciones infantiles pero cargadas de mala uva? Sánchez deja al socialismo democrático por los suelos. Creo que debería abandonar el PSOE y fundar con sus acólitos un nuevo partido. Por el camino que sigue, la bofetada electoral que se va a pegar será superior a la de sus homónimos franceses, quienes acabaron poco menos que diluyéndose. Va dado si cree que con la deriva hacia la izquierda radical recuperará el sufragio perdido. Esos votantes huidos primero con Rubalcaba y seguidamente, y en mayor medida, con Sánchez, cuando fue candidato a la Moncloa, no los recuperará. Votarán a Podemos, a Ciudadanos, al PP o se abstendrán. Pero mientras siga él al frente del PSOE, no veo que la gente quiera votarle.
        La purgas en el PSOE indignan a quienes han venido depositando su confianza en un partido serio y prestigioso. Políticos de la talla de Corcuera, Paco Vázquez, Felipe González, Alfonso Guerra, etc., se han visto menospreciados por la nueva ejecutiva socialista. Unos ya abandonaron el barco. Otros siguen, pero sus consejos son desatendidos y sus opiniones infravaloradas. El caso de Alfonso Guerra levanta ampollas. Sánchez quiere retirarlo de la presidencia ejecutiva de la Fundación Pablo Iglesias. Su apoyo a Susana Díaz y las discrepancias entre ambos sobre el separatismo catalán van a dejar a Guerra fuera de juego.
        La presencia de Sánchez ante los medios para pedir a Rajoy que dimita fue en mi opinión ridícula y desacertada. No era lugar ni momento para exigir su cabeza. El presidente del PP actuó como testigo, no como investigado. Es decir, no compareció para que lo juzgasen, sino para testificar sobre aspectos del caso Gurtel ante unos acusadores que lo interrogaron como si fuese inculpado. Pero el secretario general del PSOE se tomó muy a pecho la comparecencia, y no tardó en subir a la palestra para protagonizar ante el micro, papel en mano, gesto serio y voz grave, una de las ruedas de prensa más grotescas de los últimos tiempos.- JT

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Sentí vergüenza ajena cuando pidió la dimisión del presidente del Gobierno. El número de veces que la ha pedido es incontable. Erre que erre, la bisagra del señor Sánchez chirría cada vez que la mueve. Tienes razón, José, yo también creo que este lider esta cavando su tumba politica. Se arrima a Podemos creyendo que le va a quitar votos y quienes los va a perder es él.

Anónimo dijo...

Pues ahora exige a Susana Díaz aceptar el estado plurinacional. Todo es grotesto en este politico. NO le veo mucho futuro, empezó bien pero pronto vimos su otro yo, creo que sus asesores acabarán hundiendolo.

Chus dijo...

Con el PSOE la sociedad logró grandes mejoras. Era un partido fuerte y prestigioso pero sus nuevos mandatarios lo están liquidando ¡qué pena¡

Sergio Up dijo...

También se han ido Madina y Trevín, dos pesos pesados del PSOE. Y parece que la sangría va a seguir. ¡Qué forma más estúpida la del señor Sánchez y compañía de liquidar un partido histórico y prestigioso. Yo a este señor, jejeje, no le doy ekl voto ni por asomo.