lunes, 8 de junio de 2009

La censura, el mal de los políticos torpes



¿Ya empezamos? Acaban de ocupar sus nuevos puestos directivos, y en seguida meten el zanco hasta la rodilla. La censura del vídeo sobre las vacas locas en la Televisión autonómica gallega (Santiago de Compostela) marca negativamente al gobierno de Feijóo y al mismo presidente. Este joven político, que prometió el oro y el moro en cuanto a limpieza democrática antes de acceder al poder, y esparció por doquier su deseo de gobernar con honradez, sin banderías ni sectarismos, y muy democráticamente, aparece de súbito metido en el ojo del huracán mediático por una decisión absolutamente torpe e innecesaria.

Cualquiera que vea el vídeo se preguntará qué fantasmas han hallado en él los responsables del canal gallego y hasta el mismo Feijóo. Porque, al menos por las imágenes que ha difundido el diario El Progreso de Lugo, resulta difícil hacer reproches a sus autores. Plantean un problema ya conocido, intervienen en la cinta desde el entonces conselleiro de Agricultura hasta labradores, sindicalistas y expertos en la enfermedad, y además, el tema está tratado con la suficiente prudencia como para no alarmar a los consumidores.

Es público y notorio que la enfermedad de las vacas locas sigue existiendo en España. En Galicia se presentaron el pasado años varios casos que fueron ampliamente difundidos por los medios. Pero, que se sepa, no cundió el pánico entre los ganaderos, ni la gente dejó de consumir carne. Por eso causa extrañeza la supresión de este programa, sea por orden del político de turno, por la llamada de un temeroso ganadero, o por iniciativa de las actuales regidoras de este canal autonómico que parecen seguir el consejo de que para ser buen vasallo, hay que ser buen servidor. Flaco favor le hacen a Rajoy estas meteduras de pata.- JT
________

(25.06.09) El programa A Caixa Negra se emitió días después del escándalo que produjo su cancelación. Ahora, en el Parlamento de Galicia, el director general de TVG niega que haya habido censura, pero da unas explicaciones poco convincentes. Habla de que se tomó una decisión técnica tras múltiples contactos, entre ellos sindicales, para retrasar la emisión de ese espacio sobre las vacas locas. La aclaración enturbia aún más el asunto. Porque, qué decisión técnica impidió emitir en su día esa Caixa Negra. ¿Se averió la lanzadera de vídeos?; ¿perdieron la cinta en algún pasillo?; ¿falló el sonido?, ¿o acaso hay fantasmas en el canal gallego que se apoderan de determinados programas…? Pues ahora nos enteramos por el mismo medio parlamentario de que, antes de emitir un espacio informativo, TVG informa del contenido a las partes interesadas para saber si debe o no emitirse.

Son torpes los comienzos de los nuevos dirigentes de esta tele. Las razones que dan a las acusaciones de censura resultan difíciles de creer, por simples, por anodinas, y por transgredir la ética periodística al revelar el contenido de un reportaje antes de su publicación, emisión en este caso. Esto sí que es grave. ¿Por qué no se dijo la verdad? ¿Por qué no se dijo en su momento, sin rodeos, que se anuló su emisión porque podría alarmar a los consumidores, y, como consecuencia de esa alarma, perjudicar gravemente al maltrecho sector ganadero?- JT

1 comentario:

Anónimo dijo...

Je, je, je,yo creo que en este caso quien censura no es el político, sino el adulador/a deturno; úno de esos/as comebabas que hay en todas partes y que suelen ser más papistas qu eel Papa o más censores que sus señores,je, je,je.