jueves, 13 de agosto de 2009

Una nueva torpeza: pago por visión en la TDT


De Diariocrítico.com (13.08.2009)
El guión estaba escrito antes de que se produjera esta reunión extraordinaria del Consejo de Ministros. Una reunión especial para tratar medidas contra la crisis económica pero que se ha aprovechado finalmente para aprobar la polémica licencia de emisión de contenidos de pago en la TDT. El sector encabezado por Miguel Sebastián, con el beneplácito de Zapatero, se sale con la suya pues tenía prisa ya que Mediapro, dueña de La Sexta, quiere comercializar los partidos de fútbol ante el inminente comienzo de la temporada, justo en el último fin de semana de agosto.
La iniciativa ha sido comandada en todo momento por parte del ministro de Industria, Miguel Sebastián, quien estaba empeñado en que se aprobara la comercialización de la televisión de pago en TDT, la nueva plataforma digital. El problema es que el Gobierno consultó previamente al Consejo de Estado, que le dio un informe en el que le desaconseja -incluso lo critica duramente- que apruebe este servicio de pago a través de un Real Decreto del Consejo de Ministros. La vía alternativa y por la cual apostaba el Consejo de Estado era la aprobación a través de un proyecto de Ley, que requiere la habitual tramitación en el Congreso de los Diputados, lo cual retrasaba ostensiblemente su aprobación, cuando la TDT de pago cobraría sentido naciendo antes de que comience la Liga de fútbol de Primera División, en el último fin de semana de agosto. Pero no será así. El Consejo de Ministros aprobó este jueves un real decreto ley por el que se regulan las concesiones de servicio de TDT de pago, una medida que servirá para "establecer la igualdad de condiciones" en el sector audiovisual, según explicó la vicepresidenta Fernández de la Vega en la rueda de prensa posterior al consejo extraordinario.
La compañía -la única que tiene esa idea, por cierto- que va a comercializar los partidos de fútbol de pago es Mediapro, la productora catalana dueña de La Sexta. Esto condiciona la operación, ya que no es ninguna novedad que se asocie a este grupo de comunicación a las simpatías del entorno socialista, sobre todo tras la polémica licencia de emisión de La Sexta como televisión privada nacional hace pocos años. Y es que ya se especula con que Sebastián quería favorecer a Mediapro -sin aportarse algún argumento de peso que no sean las supuestas simpatías- en esta época de vacas flacas en la economía.
_________________________________
Se acabó lo que se daba, suelen decir en mi pueblo cuando algo deseado termina. Y bien mal que se acabó, porque a partir de septiembre vuelve el obligado pay per view o pago por visión, o sea, que habrá que pagar por ver el fútbol en la hasta ahora gratuita TDT. La verdad es que yo paso olímpicamente de este espectáculo, y quizá por ello me importe tres gónadas lo que haga el Gobierno con el balompié, pero sí que lo siento por los millones de aficionados que tendrán que volver a pagar, tendrán que rascar de nuevo en el fondo de sus raídos bolsillos para poder presenciar los partidos de Liga. Y a este gasto habrán de añadir, para mayor escarnio, la compra de un nuevo descodificador. ¡Menudo negocio van a realizar los fabricantes con la venta del aparato! ¿Saben ustedes que no sirven los de Canal Plus, TDT, y satélite, porque nuestros gobernantes aún no han sido capaces de implantar un único descodificador para todos los canales de pago?
Me parece que con esta decisión por decreto, adoptada al estilo de los peores tiempos pasados, es decir, por medio del ordeno y mando, sin acudir al trámite democrático del Parlamento español, zanja en parte la deuda moral (es de bien nacido ser agradecido) que nuestros gobernantes tenían con La Sexta (esta recoge ahora el fruto de lo sembrado por Wyoming et adláteres), y al tiempo pone a pie de solución los problemas económicos del canal cuyos directivos huyeron espantados recientemente de una reunión, cuando, al intentar fusionarse con Prisa, pudieron conocer la deuda de cinco mil millones de euros que arrastra este grupo. Si Zapatero fue capaz en su día de regalar un rico caramelo a millones de españoles aficionados al fútbol, con la emisión, en abierto, de los partidos de Liga, ahora se lo quita bruscamente, justo ahora, cuando sus economías están sufriendo un fuerte menoscabo por la grave crisis que padecemos todos. La verdad es que ha sido una decisión ruin y desacertada la que ha tomado este gobierno.- JT