jueves, 5 de febrero de 2009

¿Molinos quijotescos?


Recapacito a menudo sobre la utilidad de los aerogeneradores de energía eléctrica y sus costes de instalación y mantenimiento para los consumidores. Porque lo cierto es que el país se nos puebla poco a poco, a la chita callando, de esos molinos que a modo de esbeltos gigantes aparecen por doquier entre árboles o sobresaliendo del pelado suelo de nuestras montañas. Dos claros argumentos tumban cualquier crítica que se quiera hacer sobre este tipo de energía: se trata de una alternativa a las energías tradicionales (carbón, carburantes, nuclear) por su limpieza (no es contaminante), y no contribuye por lo tanto a la aceleración del cambio climático.

Mas yo me pregunto si estos dos factores determinan del tal manera la propagación de los parques eólicos como para contribuir a su rebosante abundancia. Porque ya está bien. Vete a cualquier sierra mínimamente venteada, y te encontrarás con sus lomas ocupadas por esos molinos a menudo rumorosos. Nos aseguran que es una energía barata, además de limpia. Sin embargo, he escuchado voces autorizadas de otros países de Europa que estiman que de barata no tiene nada, y que ya se están replanteando frenar su avance.

Por lo que se ve, las eléctricas han debido hacer una enorme inversión en parques eólicos en España, porque sino no se entendería la sorprendente subida de tarifas con que nos castigaron a los consumidores al pasar la facturación de bimensual a mensual. Al fin y a la postre somos nosotros, los ciudadanos de a pie, quienes acabamos pagando los errores de una ingeniería en fase de desarrollo.

Además, asegurar que la eólica es una energía completamente limpia me parece un error porque sus niveles de contaminación ambiental están ahí, al alcance de la vista y el oído de cualquiera; son, entre otros, el ruido permanente que producen las aspas al girar en el entorno del parque, y el afeamiento del paisaje en las sierras exageradamente pobladas por esas efigies quijotescas.

Digamos sí a la eólica, pero a la razonablemente instalada para que no se sigan añadiendo problemas a los que ya atenazan a esta España agobiada por una gravísima situación económica y social.- JT

Saludo de bienvenida a mis visitantes

Hola, amigos:

No esperéis encontrar en estos textos la tan ansiada piedra filosofal de la eterna juventud, ni tampoco la fórmula del brebaje que os lleve a conocer la salutífera panacea de los antiguos alquimistas. Este blog quiere ser simplemente un manual de pequeñas historias; de aconteceres personales o ajenos; de crónicas viajeras; de relatos sobre otros pueblos, y también, claro está, un espacio de opinión y crítica, obviamente a título personal, sobre cualquier tema susceptible de exposición o debate. 

Confío en poder reflejar sin trabucarme todo aquello que pueda interesar no sólo a su autor, sino también a cualquier internauta que se sienta movido por la curiosidad de husmear en vidas, hechos e impresiones ajenas. Bienvenidos seáis, amigos, y que vuestro paso por este prontuario os sea provechoso.- JT