miércoles, 13 de mayo de 2015

Nepal, la tragedia aterradora de un terremoto anunciado

¡Qué horror! Me imagino que el espectáculo dantesco vivido por los habitantes de Nepal, cuando el 25 de abril tembló la tierra, derribando edificios y abriendo grandes brechas en los suelos, les habrá hecho pensar que se aproximaba el fin del mundo. Y digo esto porque el Apocalipsis no parece que vaya a ser como se describe en la Biblia, el de la Bestia de siete cabezas y siete cuernos, el Anticristo. Más bien se presentará como una alteración en la estructura geológica de nuestro planeta. La enorme energía que generan las placas continentales al moverse, aunque solo sean unos centímetros, desencadena y seguirá desencadenando catástrofes naturales de inimaginables consecuencias.

Más de diez mil muertos y miles de heridos es un balance aún provisional. Los dos últimos terremotos arrasaron Nepal. El paisaje urbano, sencillo, pero acogedor, es hoy un enorme almacén de escombros de edificios derribados por una energía telúrica de incalculable poder destructor (Foto larepublica.pe)
El planeta Tierra ha sufrido muchos terremotos a lo largo de su existencia. Han muerto millones de personas y animales, se han destruido pueblos y ciudades, y los océanos han lanzado sus impetuosas aguas sobre las zonas costeras, barriendo a su paso todo lo que hallaban. Y por si la amenaza sísmica y su repercusión en el mar no fuera aún suficientemente terrorífica, para completar el cuadro infernal de un escenario pavoroso están los volcanes, con sus tremendas explosiones, gases letales y aterradoras lenguas de lava ígnea.

En la composición del planeta no hay ni maldad ni perversidad, ni paz ni justicia como en la Biblia. Lo que contiene su interior son unas inmensamente grandes placas tectónicas cuyos movimientos no puede ni podrá controlar el hombre. No podrá frenarlos, pero, por el contrario, puede contribuir a que se produzcan, ignoro en qué medida, con la inyección o extracción de combustibles como el gas y el petróleo. Un ejemplo bien reciente lo tenemos en el Mediterráneo, el proyecto Castor, frente a la costa de Castellón. Se intentó instalar en el mar un almacén de gas natural, en el lugar donde hubo un yacimiento de petróleo agotado. Hubiera sido una buena reserva. Pero pronto se pararon los trabajos porque, tras inyectar el gas, pequeños movimientos sísmicos perturbaban la tranquilidad de pueblos y ciudades costeras.

La ayuda médica es imprescindible para socorrer al elevado número de heridos que produjo el seísmo. También medicinas, alimentos, ropa y medios potabilizadores que eviten epidemias. (Fotoinfovzla.net)
Mas nada tienen de parecido estos mini-seísmos castellonenses con los terremotos de Nepal, de magnitud claramente destructiva. Si el de abril superó los siete grados en la escala Richter, seguido de muchas réplicas fuertes, el del pasado martes tuvo similares características. Cuando leí la noticia del primer movimiento telúrico pensé en los cientos de montañeros que en estos meses previos al Monzón (período de lluvia persistente de junio a finales de agosto) están en plena actividad en el Himalaya. El Everest, afectado más que otros montes por la proximidad del epicentro del seísmo, una montaña bellísima, joven y en pleno proceso de configuración orográfica, aún llena de vida geológica, techo del mundo, tiene en su campo base, a más de cinco mil metros de altitud, la planicie escabrosa, si se puede llamar así, donde instalan los campamentos todas las expediciones. Encima, y cerca, está el glaciar del Khumbu, paso obligado en la ascensión a la cumbre por la vía normal, la de la cara sur-sureste.

¡Qué espanto! Uno está allí feliz, al pie del glaciar, preparando la ascensión o ayudando a los compañeros de los campos superiores. De súbito, la tierra se mueve, cruje la montaña, y causa pavor el ruido sordo de una avalancha de nieve y bloques de hielo que se precipita por la vertiente, arrastrando y enterrando en su frío interior a un número indeterminado de montañeros. ¿Acaso alguno de esos esforzados deportistas pensaba que iba a perecer de manera tan inesperada? Cuando se sube a una cumbre de las características del Everest, uno teme ser víctima de un alud, de la caída en la grieta del glaciar, de la extenuación, del frío o de un inesperado cambio del tiempo…, pero ni por asomo se piensa en un terremoto. Primero, porque hace más de ochenta años que no se produce en esa zona un seísmo de las características del de abril. Y segundo, porque las dificultades para llegar a la cima son tantas, y tan grande el esfuerzo, que toda la atención se centra en la seguridad y los pormenores de la subida.

Campo base del Everest. Varios  montañeros han muerto en plena ascensión; otros muchos están desaparecidos. Una avalancha de nieve y seracs convirtió la zona de acampada en lugar dantesco. (Foto es.wikiloc.com)
Sin embargo, no debemos olvidar que la Cruz Roja del Reino Unido advirtió hace meses que el valle de Katmandú, uno de los más poblados del mundo, es una zona de alta actividad sísmica, donde en cualquier momento puede producirse un terremoto.  En 1934, hace unos ochenta años, Nepal sufrió un movimiento muy devastador, con más de once mil muertes. Entonces tuvo una magnitud superior a los ocho grados, uno más que el del pasado mes abril. Otros seísmos de años posteriores no fueron tan dañinos, pero, en lo que va de siglo, los dos últimos han vuelto a recrudecer la tragedia. 

Ahora toca colaborar. Hay cuentas abiertas en bancos españoles para el envío de dinero a los nepalíes. Y aunque nuestras donaciones no sirvan de consuelo a quienes han perdido familia, amigos y hogar, al menos contribuirán a dar comida, alojamiento y atención sanitaria a millones de damnificados, niños y adultos,  y a evitar epidemias que agraven aún más el estado de unas gentes bondadosas, hoy de nuevo víctimas del infortunio. Ayudar a ese pueblo, a los laboriosos y sacrificados sherpas, no es una simple obra de caridad. Es darles el mismo afecto y la misma solidaridad que ellos derrocharon y derrochan con montañeros y turistas de todo el mundo.- JT

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo también voy aportar mi granito de arena enviando a esas gentes cincuenta euros, ya se que no es mucho. Pero si todos echamos una mano creo que se suavizará el dolor que sufren los nepalies. Cada vez que pienso que podría estar ascendiendo por el Khumbu en el momento del terremoto me entran escalofríos. Cesáreo

Anónimo dijo...

Creer que la montaña es un camino de rosas es grave error. Hay que estar mentalizado para afrontar cualquier evento. Nuestras dudas están en el aseguramiento, en la roca, en el serác, en la cuerda, en las piedras que desprenden los que están encima, en un cambio brusco del tiempo, y en muchas más cosas cuando subimos a una montaña. La adversidad hay que tenerla siempre presente porque está ahí, pero lo que uno menos espera es que tiemble la tierra, se precipiten hielos y nieves y la ascensión se vuelva infernal. Estoy contigo en que el terremoto era previsible, pues Nepal está en zona de alta riesgo sísmico, pero las predicciones en esta materia son todavía poco exactas, es difícil, diría que es imposible, predecir con un alto porcentaje de acierto el lugar y el día en que la tierra se va a mover. José Luis

Anónimo dijo...

¿No es acaso el hombre quien desafía a la Tierra? Por ahí llegará el final. De su interior extraemos un combustible, gas y petroleo, que podría estar contribuyendo a la estabilidad de las placas, ayudamos a los volcanes a vaciar lo que la Tierra tiene dentro. En el exterior ensuciamos la atmósfera con la emisión de dióxido de carbono... ¿Y nos quejamos porque aumenta la frecuencia de grandes catástrofes naturales? ¡Pero si es el hombre el que se va destruyendo a si mismo...! LUCIANO