martes, 17 de abril de 2012

Santiago Rey: “España ha dejado de ser dueña de su destino”


El presidente y editor del diario coruñés La Voz de Galicia, Santiago Rey Fernández-Latorre, aborda de nuevo en un artículo publicado estos días la situación actual de España. El exceso de organismos y entes públicos; el mantenimiento de sindicatos, organizaciones empresariales y partidos políticos con dinero de todos los ciudadanos, y el despilfarro que supone el funcionamiento de diecisiete televisiones financiadas con nuestros impuestos son algunas de las razones de una sangría económica que la clase política no es capaz de frenar. “España –dice Santiago Rey- ha dejado de ser dueña de su destino”. He aquí un resumen del trabajo de este destacado articulista:

“Tras tantos años advirtiéndolo desde estas páginas ante la indiferencia de muchos, nadie duda ya de que España ha viajado sin remedio hacia el fondo del pozo. Hoy, cuando el país vive sus horas más amargas, acribillado por el mayor destrozo jamás visto en su economía, y prácticamente abandonado por quienes tenían que haber presentado batalla, la sociedad asiste entre la ira y la resignación a una catástrofe sin precedentes que mina su fe, agrede su dignidad y destroza su esperanza”.

“Haber alertado hasta la saciedad del peligro no ha evitado, por desgracia, que la situación empeorase hasta ver cómo España ha dejado de ser dueña de su destino, zarandeada día a día por el terrible rigor de la intervención financiera que alientan sus acreedores. Caer en esa red -si de algún modo no hemos caído ya- solo podrá traer más desgracia a los españoles y más descrédito a quienes, teniendo en sus manos los resortes políticos y económicos, han eludido flagrantemente sus obligaciones”.

“Diecisiete Gobiernos autónomos con sus diecisiete Parlamentos -muchos de ellos inventados en comunidades sin personalidad definida- han dado lugar a reinos de taifas, donde se instalan el despilfarro, el sinsentido y, en ciertos casos, la corrupción más obscena casi a la vista de todos. Cincuenta diputaciones que no tienen más objeto que repartir prebendas y favores entre los afines. Cuatro mil chiringuitos con sus gestores, plantillas y presupuestos sustraídos al control público. Numerosos defensores del pueblo mientras el pueblo permanece indefenso. Sindicatos, organizaciones empresariales y partidos políticos mantenidos a expensas del dinero público, conseguido a veces de forma irregular, que trabajan para cualquier cosa menos para el interés general. Cámaras inútiles como el Senado. Miles de ayuntamientos inflados de nóminas y concejalías, pero vacíos de recursos. Trece televisiones autonómicas que consumen cada año 1.650 millones de euros en presupuesto y suman una deuda conjunta semejante. Y clubes de fútbol convertidos en nidos de trapicheo y marrullería que deben a todos los españoles más de 700 millones de euros”.

“Nada de esto es nuevo ni se dice por primera vez en este diario. Pero su sola enumeración una vez más debiera sobrecoger, porque muestra la punta del iceberg de un Estado insostenible. Y revela, sobre todo, la falta de valentía de quienes, por haber sido elegidos con los votos de los que sufren la crisis, están obligados de forma imperativa a acabar con semejante desatino”.
                                  _________________________________


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Este señor tiene mas razón que un santo. Últimamente nos ha gobernado una pila de inútiles dedicados a sembrar vientos (mentiras), y de esos vientos vienen ahora estas tempestades (paro, deuda, etc.). Se lo fío difícil al actual gobierno, porque va a ser dura e ingrata la tarea de sacar a España del pozo en que nos la han metido.- J. Luis

Anónimo dijo...

Nos han convertido España en un erial, con un fituro muy incierto como opina este periodista. Hay que ver como estan los comedores sociales repletos de gente mientras los politicos siguen llevando su vida sin bajar de nivel. Suben precios, suben impuestos, suben cotizaciones, suben luz, gas, peajes, combustibles...... pero no tocan a sus puestos de trabajo. Es una tremenda crueldad. LUCIA