jueves, 26 de marzo de 2009

La Sexta, en busca de maridaje


La Sexta se deja querer.- La cadena no descarta una fusión en los próximos seis meses y admite que ya ha habido negociaciones
26.03.09 / Europa Press | Madrid.- El consejero delegado de la Sexta, José Miguel Contreras, ha reconocido que esta cadena "está abierta" a una posible fusión con otro operador del sector, tal y como permite el Real Decreto de Medidas Urgentes en Materia de Telecomunicaciones, y ha advertido que "igual hay bodas antes de 2010". Durante su intervención en el Foro de la Nueva Comunicación, Contreras ha explicado que la Sexta ya ha mantenido reuniones con todos los grupos de comunicación excepto Vocento, aunque todavía "no hay nada formal" y es pronto para llegar a un acuerdo.

No obstante, ha hecho hincapié en que, en caso de que una fusión "salga adelante", ocurrirá previsiblemente en los próximos seis meses. A su entender, las cadenas que "se muevan primero" contarán con una "ventaja extraordinaria". "Si ocurre una fusión se producirá de manera abrupta ya que, si dos grupos quieren, sólo necesitan 24 horas para cerrar la operación.
                                  _____________________________
La jugada de La Sexta estaba cantada. Cuando nació se veía ya que no iba a ser una televisión rentable porque la tarta publicitaria del país no daba para mantener tantos canales. Así que muy probablemente la pusieron en marcha con una finalidad política: la de proteger a Zapatero de los acosos de la oposición y ayudarle a mantenerse en la presidencia del país al menos por dos mandatos. Pasados más de cinco años, hay que suponer ahora que un índice de audiencia muy bajo y el enorme gasto de su diario funcionamiento amenazan seriamente la supervivencia del canal. Esto, y no razones de estrategia de mercado, es lo que se deduce de las palabras del consejero delegado José Miguel Contreras, aunque él no lo diga así. Pero, tranquilos, porque si no han alcanzado el objetivo económico, al menos acertaron en el político.

Para Contreras, el fracaso de La Sexta debe de representar un nuevo golpe a su profesionalidad y también a su condición de experto en el diseño de programas y en el análisis de audiencias. Son temas, uno y otro, que domina en la teoría pero con los que fracasa, por lo que se ve, en su aplicación práctica. Nadie mínimamente interesado por los contenidos de la televisión se tomaría en serio los programas de producción propia de La Sexta para ganar la batalla de las audiencias.

Por otra parte, basta con dar un repaso a la biografía de Contreras para comprobar cómo su inquietud profesional lo lleva a trabajar o colaborar en pocos años en distintos medios, todos ellos del grupo Prisa, con la excepción de una etapa en Telemadrid. Prisa puede haberle proporcionado experiencia política, pero la televisiva la tiene por su condición de profesor de Comunicación Audiovisual. La docencia, pues, le ha dado conocimientos teóricos. Pero el hecho de que sea un profesor ducho en el campo de la imagen no significa que posea talento para diseñar un canal y una programación exitosa. Hay que tener capacidad creativa, mucha imaginación, y sobre todo conocer a fondo las preferencias del público al que uno va a dirigirse para poder ganárselo. Y el público en TV lo es todo. 

¿Pero apostó La Sexta por las grandes audiencias, o las dejó a un lado para dedicarse de lleno a conseguir su objetivo político? No hay más que ver los programas estrella de este canal para comprobar cómo le atizan al principal partido de la oposición, mientras cuidan y promueven la imagen de nuestros gobernantes socialistas sin amancillarlos. Y así les va: poco anuncio y poco público, cuando la clave del éxito de un canal de TV está en la audiencia, y es el número de espectadores el que le da publicidad para poder sobrevivir. Una televisión sin anuncios es como un saco sin fondo: echas dinero en él todos los días, pero nunca lo ves lleno. Así que, tal vez cansados de perder día a día los importes de sus inversiones, los propietarios de esta televisión decidieron buscarle un novio que los haga felices.
 
Contreras y su gente diseñaron para el canal espacios pretendidamente rompedores en la forma y en la expresión, atractivos para un público joven y minoritario, pero sin interés para las grandes audiencias. Son espacios de libro, se ven bien en el papel, mas en la práctica resultan aburridos entre otras razones por la escasa experiencia de sus protagonistas ante las cámaras, y por la actitud transgresora y hasta insultante a veces de algún presentador/a, que llega a molestar al espectador. Acaban cansando al público más sufrido productos como el que presenta el Wyoming, tan histriónico en la forma como cargado de intencionalidad política en el fondo, o el del ingenioso Buenafuente, que tiene momentos soporíferos. Y ya no digamos el Sé lo que hicísteis… dirigido a una audiencia minoritaria, en el que los presentadores/as y sus colaboradores/as parecen alumnos de instituto haciendo una representación teatral.

El profesor Contreras y la gente de su grupo consiguieron en su día los derechos de un canal de televisión. Pasado el tiempo; comprobada la imposibilidad de ayudar (vean los resultados electorales de Euskadi y Galicia) a quienes ponen poco de su parte para merecerlo, y ante un panorama publicitario que ya no da más de sí, la emisora prepara su fusión. Es decir, ha fracasado. Y ha sido así porque ni el talento televisivo de Contreras; ni la hábil jugada balompédica de Roures; ni el late show de Buenafuente; ni las aburridas sesiones de un Emilio Aragón haciendo con un teclado la continuidad de unas soporíferas escenas de humor, han sido aceptadas por el gran público en la medida en que nuestros personajes esperaban cuando crearon ese canal. A ver ahora con quién tienen preparado su maridaje, aunque para averiguarlo no haya que buscar mucho: se ve al cónyuge a tan sólo un "plus" y cuatro pueblos de distancia.-JT
                             ______________________________

El 6 de junio de 2009 La Sexta inició negociaciones para fusionarse con La Cuatro y Canal Plus. La distancia de cuatro pueblos y un "plus" no estaba lejos en mis predicciones. Fax Press dio este día la noticia:

La crisis económica que asfixia al sector audiovisual ha propiciado que Prisa e Imagina -grupo integrado por Mediapro y Globomedia- hayan firmado la paz. Y, no sólo eso. Tras llegar a un acuerdo sobre la explotación de los derechos del fútbol, ambas compañías se preparan para fusionar, en 30 días, sus respectivas cadenas de televisión: Cuatro, cadena en abierto de Sogecable, y La Sexta, de la que el grupo Imagina es accionista de referencia.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Je,je,je… no me fastidies que a mi me gusta la Sexta y esos dos que dices queparecen estudiantes de bachillerato. El Angel tiene gracia seca y la Patricia un morro que se lo pisa cuando habla, je je je!