martes, 17 de noviembre de 2009

El paso fácil de la honestidad a la impudicia

Mientras el hombre sea hombre habrá corrupción en las esferas públicas. Eso parece mostrarnos la realidad de cada día. Pero pienso que las imperfecciones de una ley de partidos políticos, y las de otra ley, la electoral, facilitan el paso de la honestidad a la impudicia a muchas personas de nuestra vida pública, y más concretamente las dedicadas a regir el destino de los pueblos de España y de la misma España. La financiación extra de los partidos es necesaria porque sin ella malamente podrían sobrevivir. Hace falta dinero para mover los voluminosos –y en algunos casos desproporcionados- aparatos de gestión y funcionamiento, y para poder celebrar las campañas electorales. Y así pasa que, cuando los ingresos conseguidos por ley no cubren el presupuesto, hecho habitual, llega entonces el momento de recurrir a la ilicitud, a sabiendas de que se está cometiendo un acto punible. Y, claro, en algunos casos, como las oportunidades las pintan calvas, pues se aprovecha el paso tan cercano del dinero para echar mano de él. Es también una forma fácil de enriquecerse personalmente, pero extremadamente peligrosa.

En los últimos meses estamos viendo cómo se reincide casi a diario en el delito de corrupción; cómo caminan esposadas personas de apariencia honesta, talante educado, de clase y estilo. Una y otra vez, blancos y rojos, morados y amarillos, todos los colores se han visto mancillados en los treinta años largos de transición; unos más, otros menos. De este modo, la democracia va perdiendo lustre y solvencia: pasa de preciado sistema político a régimen (qué mal suena esta palabra) de jodidas desigualdades, de abusos intolerables, de hechos delictivos. Y, lo que es peor, se transmite  a la gente un malsano sentimiento de desconfianza en políticos y gobernantes, y hasta en el mismo sistema.- J.T.


lunes, 26 de octubre de 2009

A vueltas con una teoría de visos apocalípticos

Estimado Anónimo: vaya por delante que Lovelock es uno de mis más admirados divulgadores científicos, y que en ningún caso desearía dañar su prestigio. Ha sido y es un luchador en favor de la ecología y del bienestar del hombre. Pero cuando habla a los medios de comunicación incurre a veces en contradicciones que dejan a sus seguidores confusos y un tanto perplejos. No sé si su sentido del humor, que lo tiene, influye en ese juego de palabras que unas veces son claras como agua pura de manantial serrano, pero otras tan difusas que confunden: uno no llega a saber si Lovelock está hablando en serio, o si le toma el pelo a quienes le entrevistan o al mismo lector.

El pasado día seis de octubre, el diario de A Coruña La Voz de Galicia difundió una entrevista con este ilustre divulgador bajo el título de “Lovelock: El hombre no es culpable del cambio climático”. Y en el texto dice a la persona que le hace las preguntas: “El hombre no es culpable del cambio climático. El que ha disparado esa pistola no sabía que estaba cargada. Nadie le puede acusar, no podemos acusarlo de estar matando a Gaia. Estamos a tiempo de parar la bala, pero no sabemos exactamente cómo”.

En otra parte del texto Lovelock le da al planeta todavía unos quinientos millones de años de vida. A la Tierra, no al hombre. Y afirma que entonces no habrá humanos porque las radiaciones solares van en aumento y no podrán soportarlas, lo que para nuestro ilustre divulgador “es algo natural”, porque “desde el inicio del Sol este ha ido aumentando su radiación y se ha ido haciendo una estrella mayor, con un incremento de la temperatura acelerado”.

Así pues, si la bala que disparó el hombre no sabemos aún cómo pararla, y si las radiaciones solares están creciendo desde que se inició el Sol, ¿qué alternativa nos queda para frenar nuestra destrucción?  ¿Liquidar todo el progreso alcanzado y volver al Medievo? ¿Frenar al Sol en su calentamiento? ¿Desechar las energías alternativas porque, según Lovelock, también contaminan aunque en menor medida que los clorofluoruros –CFC-? ¿Instalar por doquier plantas de energía nuclear? ¿Inventar un pesticida que no sea tóxico para el hombre, para no morir ni de hambre ni envenenado?

No sé si nos estamos volviendo locos, o si las teorías sobre la Tierra corren a la par que las de arqueólogos e historiadores sobre la aparición del hombre en el planeta, siempre nuevas y alterables, pero mucho intuyo que hay más oportunismo que certeza, más doctrina que objetividad en temas medioambientales. Basta ver a esos opulentos políticos en las cumbres sobre el clima: llegan a ellas en potentes aeronaves contaminadoras, emplean teléfonos contaminadores, exhalan el humo contaminador de sus cigarros, circulan en coches de gran potencia y alta contaminación atmosférica, se acicalan con sprays cargados de los malditos CFC, disfrutan del placer del aire acondicionado, otro emisor de los CFC ; llevan consigo bolsas y objetos derivados del petróleo; sufragan guerras que dejan muerte y contaminación tras de sí… ¿Y son ellos, precisamente ellos, quienes pretenden frenar la destrucción del hombre?
   
 Mi dilecto bloguero, vuelvo de nuevo a mi mundo de fantasía, con o sin Lovelock; vuelvo a mis  cañitas y a mi diario quehacer, procurando, eso sí, contaminar lo menos posible; fuera humos, fuera plásticos, fuera sprays… pero poco más puedo hacer para salvar a Gaia, porque cerrar minas de carbón, o fábricas de coches, o aeropuertos, o estaciones de ferrocarril, o embalses, o pozos de petróleo, o centrales térmicas, o gobiernos enteros por inútiles e ineficaces… no está a mi alcance. Tampoco puedo afianzar las inestables placas continentales ni taparle la boca  a los volcanes. Además, si sigo a Lovelock debo pensar que ya es tarde para frenar nuestro avance hacia el apocalipsis. ¡Lástima!, porque, con lo hermosas que son las flores, el sol, el viento, la lluvia, los amaneceres y los atardeceres, los árboles… toda la naturaleza en suma; da pena perderla.

En fin, Anónimo, gracias por su matización. Debo confesarle que ese “místico chiflado”, como le llamaron los científicos a Lovelock, me cae fenomenal. Por eso he intentado elaborar en mi prontuario un humilde discurso de conclusiones al menos tan irónicas -pero no tan audaces ni tan garantizadas- como las de ese ilustre personaje sobre la evolución del planeta Tierra y la intervención del hombre en su propia destrucción. Hay que seguir viviendo al sol que más calienta, aunque a la larga acabe abrasándonos.- JT  

P.D.- En el tercer comentario de la entrada "Malos augurios para un planeta en vuelo sin retorno" encontrará el lector la misiva que me envió Anónimo, hecho que agradezco.

jueves, 15 de octubre de 2009

Malos augurios para un planeta en vuelo sin retorno

La energía solar se crea en el interior del Sol, donde la temperatura llega a los 15 millones de grados, con una presión altísima, que provoca reacciones nucleares. Se liberan protones (núcleos de hidrógeno), que se funden en grupos de cuatro para formar partículas alfa (núcleos de helio). Un gramo de materia solar libera tanta energía como la combustión de 2,5 millones de litros de gasolina. La energía generada en el centro del Sol tarda un millón de años en alcanzar la superficie solar. Cada segundo se convierten 700 millones de toneladas de hidrógeno en cenizas de helio. En el proceso se liberan 5 millones de toneladas de energía pura; por lo cual, el Sol cada vez se vuelve más ligero. El Sol también absorbe materia. Es tan grande y tiene tal fuerza que a menudo atrae a los asteroides y cometas que pasan cerca. Naturalmente, cuando caen al Sol, se desintegran y pasan a formar parte de la estrella. (De www.astromía.com)
___________________________


Pues habrá quien no se lo crea, pero el cambio climático en nuestro planeta no es culpa del hombre. Lo afirma, y rotundamente, el veterano divulgador científico James Lovelock, un británico conocido en el mundo entero por su teoría sobre Gaia (la Tierra). Lovelock es el padre de la ecología moderna, pero su defensa del medio ambiente no le ha salvado de estar en el ojo del huracán. Le han dado muy duro por afirmar que la Tierra tiene su propio proceso de autorregulación, para bien o para mal de los seres que la pueblan, y que la culpabilidad del hombre en el aumento de la temperatura tiene más de suposición que de evidencia.



Los ecologistas, e incluso sesudos científicos, responsabilizan al ser humano del calentamiento del planeta porque es el dióxido de carbono (sin él no habría vida), dicen, el elemento que en mayor medida altera el clima, en especial en Estados Unidos, el país más contaminante. Por consiguiente, hay que reducir o acabar con el uso de las sustancias que causan ese gas (1), en especial el petróleo y el carbón.


Con esos mimbres, los detractores de un progreso que costó al hombre siglos y siglos de padecimientos componen el cesto de sus predicciones. No hace más de cinco años nos pronosticaban un siglo XXI dramático, espeluznante, condicionado por inundaciones, hambruna, sequías inacabables; tormentas de violencia tal que romperían en 2007 los gigantescos diques de Holanda; deshielos en los glaciares del Himalaya que obligarían a los tibetanos a emprender la huída en busca de refugio; lluvias torrenciales en zonas habitualmente secas; ríos con muy poca agua en el norte de Europa a partir del año 2010; lagos secos; escasez de agua potable en Asia; zonas costeras invadidas por el mar… En fin, un panorama apocalíptico. Y todo ello por culpa de la acción humana.


Frente a estas alarmantes pero respetables opiniones está la de Lovelock (premiado recientemente por la universidad de Santiago de Compostela), que no rechaza la posibilidad de que la Tierra vaya hacia una nueva era geológica, quizá la última para todas las especies que la pueblan, aunque su teoría sobre Gaia no incluye al hombre como el único causante de todos los males venideros, sino también al propio globo. Lovelock le da a nuestro planeta unos 500 millones de años porque ha vivido ya 3.500 millones, que es una buena cantidad. Para entonces, como consecuencia del aumento de la radiación solar, se habrá extinguido la vida en la Tierra. Dice este eminente divulgador que a lo largo del tiempo el Sol ha ido aumentando aceleradamente su temperatura hasta convertirse en una estrella mayor, cuyas radiaciones son la causa principal del cambio climático. Lovelock exime, pues, al hombre como único culpable del calentamiento del planeta.


La verdad es que cuesta decidirse por una u otra teoría a quienes como yo naufragan en el conocimiento de la formación de la Tierra y su evolución. Y aunque me tomo en serio los razonamientos de Lovelock, es decir, que el origen del calentamiento puede estar en las alteraciones solares, voy a seguir portándome como un buen ecologista, no vaya a ser que las cosas se precipiten y Gaia sea un fraude. No obstante, si le dan al planeta unos quinientos millones de años –otra cosa es al hombre-, pues tenemos tiempo de sobra para tomar unas cervezas y esperar en paz el final. Por eso le pido al señor Zapatero que no nos avinagre la convivencia con tanto desarrollo sostenible, tantos brotes verdes, tanta alianza de civilizaciones y tanta subida de impuestos. Tómese unas cañitas, repose, y siga intentando sobrevivir políticamente –está en su derecho- en esta España castigada por el paro y las desigualdades económicas, en este coso político de partidos en permanente lid, porque ya ve: le auguran a la Tierra larga vida, muchos millones de años de luz solar. Nuestros tátara, tátara, tátara, tátara… nietos tiempo tendrán para reducir el déficit público y disfrutar de una vida económicamente saneada y políticamente correcta.– JT
_________________
(1) Los materiales (carbón, madera, etc.) que contienen carbono producen por combustión o por oxidación el dióxido de carbono, un gas sin el cual las plantas no podrían realizar la fotosíntesis. La presencia de este gas en la sangre estimula la respiración, y en estado sólido es un buen refrigerante, se conoce como hielo seco. El carbono es vital para todos los seres vivos. Sin él no habría vida sobre el planeta, porque la componen básicamente estos cuatro elementos: el carbono, el hidrógeno, el oxígeno y el nitrógeno.

viernes, 9 de octubre de 2009

La paz de los tanques y las ametralladoras


Ahora resulta que Afganistán sigue sin estar en guerra, y no lo estaba tampoco cuando España envió por primera vez a sus fuerzas a suelo afgano. Fueron allá a cumplir una misión de paz con carros blindados, ametralladoras, morteros, etc. para defenderse, claro, no para atacar. Pero como las guerras no transcurren en escenarios de sosiego octaviano, sino que lo hacen con muchos sobresaltos, los soldados españoles, objeto de repetidos ataques, tuvieron que responder con fuego, y, con deliberada intención o sin ella, entraron en conflicto bélico contra los talibán.

Por si se ha olvidado recordaré que Rusia, India e Irán ayudaron en la última década del pasado siglo a la Alianza del Norte afgana (conjunto heterogéneo de facciones islamistas) en su enfrentamiento con los rebeldes, mientras EE.UU. se situó frente a ella en apoyo de los talibán. Sin embargo, los atentados contra las Torres Gemelas del 11 de septiembre de 2001 cambiaron el rumbo de la historia, y EE.UU. decidió entonces invadir Afganistán con su poderoso ejército en busca de Osama bin Laden y del Mullalh Omar, instigadores ambos de los atentados de Nueva York y líderes del movimiento terrorista Al Qaeda. Pasó así de enemigo de la Alianza del Norte a ser su amigo y colaborador. Una incongruencia más de la política exterior norteamericana.

Después de la invasión, España trasladó tropas a Afganistán con el encomiable objetivo de proteger de las agresiones de los fundamentalistas a los afganos amantes de la democracia y ayudarles a levantar el país. Son ellos, los talibán, unos rebeldes que, influenciados por los líderes teócratas islámicos, se sirven una y otra vez de comandos suicidas para atacar a sus enemigos. Con Aznar en el gobierno –todo hay que decirlo- España cumplió en su día un compromiso de participación en conflictos bélicos, entre otras razones por ser miembro de la OTAN. No debemos olvidar, pues, que los acuerdos suscritos con la Alianza Atlántica contemplan la inclusión de nuestro país en operaciones de paz, y también en las misiones específicas que la Alianza acuerde en cada caso. Y si EE.UU. y la OTAN pidieron apoyo a España, a mi modo de ver no se le podía negar.

Enzarzarse a estas alturas del conflicto en discrepancias sobre si nuestras tropas fueron a Afganistán a colocar ladrillos o a colaborar en una guerra es un absurdo. Si queremos seguir dentro del bloque de países occidentales, disfrutando de sus beneficios, pero también asumiendo sus riesgos, debemos admitir que una de las condiciones es el pago de nuestro tributo de sangre cuando la situación lo exija. Por eso hay que centrar la atención en proporcionar al contingente español armamento acorde con el estado de lucha armada que vive el país, con el fin de evitar bajas en nuestro ejército, y, al mismo tiempo, contribuir a la búsqueda de soluciones pacíficas que acaben con una conflagración iniciada como una simple –pero vasta y masiva- operación para cazar al terrorista Bin Laden y a sus secuaces.

Si los aliados en esta guerra, que dura ya ocho años, no son capaces de capturar con las armas a quienes idearon e impulsaron atentados tan salvajes como el de Nueva York (11.09.2001) o el de los trenes de cercanías de Madrid (11.03.2004), mejor será que abandonen ese territorio y busquen vías de actuación inteligentes e incruentas para dar con ellos y evitar el sacrificio de niños y mayores inocentes. Además, tratar de imponer la democracia, como algunos pretenden, a unos pueblos que aún no han aprendido a convivir en libertad e igualdad, víctimas de serias diferencias étnicas y religiosas, cargados de odio y de deseos de venganza; pueblos de moral y principios muy distintos de los cristianos, entregados en cuerpo y espíritu a su dios para cometer masacres y dar la vida por él; tratar de imponer, digo, la democracia a esos pueblos, me parece a mí que es un objetivo imposible de conseguir, si no es por la fuerza, a la que creo que va siendo hora de renunciar tras ocho años de inútiles intentos.- JT


miércoles, 30 de septiembre de 2009

Dos modelos góticos en una mansión presidencial


A Zapatero hay que criticarlo por su errónea política económica, por su forma de gobernar, y no por una cuestión tan personal como la ropa, en este caso la de sus hijas, que aparecieron vestidas de gótico en una foto junto a sus padres y al presidente Obama y esposa. El tema llegó a las tertulias, y algunos (as) de sus miembros sorprendieron por la dureza de sus comentarios sobre la susodicha foto cuya difusión les hizo olvidar la crisis económica, leitmotiv del temario de cada día.
Ahora, ¡vaya tardanza!, nos fijamos en protocolos y en normas de estética y urbanidad, precisamente ahora, cuando estamos hartos de ver cómo día a día y en todas partes se rechazan las reglas sociales sobre comportamiento y ceremonial. Además, si vivimos en una sociedad que pasa de todas esas cosas, ¿por qué hemos de perder el tiempo y alterar el buen juicio criticando a dos jóvenes por su forma de vestir? Los Obama las aceptaron a las dos de esa guisa, ellos eran los anfitriones, y si hay que criticar a alguien sería a los responsables de protocolo de la Casa Blanca, a quienes correspondería establecer un ceremonial que incluyese la indumentaria de los invitados.

        ¿No son acaso también ridículos, aunque de presencia muy distinta a la de las dos chicas, quienes a diario hacen ostentación pública, como perfectos petimetres, de modernas y costosas prendas de vestir? Me viene ahora a la memoria, por su actualidad, el caso del político valenciano Ricardo Costa, personaje mediático que va a todas partes vestido de punta en blanco, camisa de cuello alto y resaltado, ceñida al tórax; chaqueta en perfecta armonía con las formas del cuerpo; puñete de surfista de colores rojo y gualda… Todo un figurín.

        A mí es que me resultan todos un poco ridículos; es más, creo que ya son ridículos sólo por pensar cómo han de ir vestidos para llamar la atención, tanto las mujeres como los hombres. Lucen pulseras, collares, piercing, tatuajes, pendientes y ellos hasta medias barbas, algunas tan ilustres como las de nuestro monarca y su hijo. Para mí que lo del vestir va teniendo similitudes con la cocina por aquello de que choricillo morcillón o lentejas, en palacio, ni de coña. ¡Qué vulgaridad! Mejor un plato de cocina de diseño, aunque los ingredientes pierdan sus sabores y su aspecto original. Si las dos chicas son góticas; si no aceptan hoy los cánones impuestos por una sociedad cuya estética oscila entre cosas tan opuestas como lo tradicional y lo abstracto, ya tendrán tiempo de encauzar sus vidas cuando pasen de la edad del pavo y se enfrenten a la dura realidad cotidiana.

        En fin, cada uno está en su derecho de opinar lo que quiera, pero me sorprende que algunos (as) prestigiosos (as) comentaristas de corte clásico pero con presunción de progres se fijen de manera crítica y categórica en la forma de vestir de dos jóvenes de hoy. Si ellas van de gótico, sus correctores (as) van de intolerantes en un tema tan banal como el de la foto.- JT

P.D.- Con las terminaciones entre paréntesis cumplo las normas de igualdad de género impuestas por el Gobierno. En la foto, bota de diseño gótico unisex.

jueves, 3 de septiembre de 2009

Santiago Rey y los problemas de Galicia y España

Del diario La Voz de Galicia recojo este excelente artículo de su presidente, Santiago Rey Fernández-Latorre, en el que el autor expone con brillante claridad los problemas de la España actual, y especialmente los de Galicia. Su voz, la voz de este veterano comentarista, no clama en el desierto. Bien al contrario, alcanza con precisión el centro de la diana, y somos legión quienes, hartos de tanta mentira, tanta transgresión y tanta injusticia escuchamos y suscribimos sus denuncias.

(…) Cumpliendo mi deber de intentar ser notario de la verdad, quiero hoy dar voz a lo que se dice en la calle. La ciudadanía habla, por encima de todo, de la crisis económica, una de las más monstruosas e injustas de la historia. Lamentan verse arrastrados por una espiral en cuya génesis nada tuvieron que ver, sin recursos ni medios para hacerle frente, mientras que los auténticos causantes de la debacle son auxiliados con salvamentos vergonzantes. Fabricantes que alardeaban de solvencia, exigen y reciben ahora planes de choque pagados por todos, mientras algunos sectores que son el alma de Galicia, como el ganadero, se asoman al abismo sin ser objeto, ni de lejos, de un trato similar. (…)

jueves, 13 de agosto de 2009

Una nueva torpeza: pago por visión en la TDT


De Diariocrítico.com (13.08.2009)
El guión estaba escrito antes de que se produjera esta reunión extraordinaria del Consejo de Ministros. Una reunión especial para tratar medidas contra la crisis económica pero que se ha aprovechado finalmente para aprobar la polémica licencia de emisión de contenidos de pago en la TDT. El sector encabezado por Miguel Sebastián, con el beneplácito de Zapatero, se sale con la suya pues tenía prisa ya que Mediapro, dueña de La Sexta, quiere comercializar los partidos de fútbol ante el inminente comienzo de la temporada, justo en el último fin de semana de agosto.
La iniciativa ha sido comandada en todo momento por parte del ministro de Industria, Miguel Sebastián, quien estaba empeñado en que se aprobara la comercialización de la televisión de pago en TDT, la nueva plataforma digital. El problema es que el Gobierno consultó previamente al Consejo de Estado, que le dio un informe en el que le desaconseja -incluso lo critica duramente- que apruebe este servicio de pago a través de un Real Decreto del Consejo de Ministros. La vía alternativa y por la cual apostaba el Consejo de Estado era la aprobación a través de un proyecto de Ley, que requiere la habitual tramitación en el Congreso de los Diputados, lo cual retrasaba ostensiblemente su aprobación, cuando la TDT de pago cobraría sentido naciendo antes de que comience la Liga de fútbol de Primera División, en el último fin de semana de agosto. Pero no será así. El Consejo de Ministros aprobó este jueves un real decreto ley por el que se regulan las concesiones de servicio de TDT de pago, una medida que servirá para "establecer la igualdad de condiciones" en el sector audiovisual, según explicó la vicepresidenta Fernández de la Vega en la rueda de prensa posterior al consejo extraordinario.
La compañía -la única que tiene esa idea, por cierto- que va a comercializar los partidos de fútbol de pago es Mediapro, la productora catalana dueña de La Sexta. Esto condiciona la operación, ya que no es ninguna novedad que se asocie a este grupo de comunicación a las simpatías del entorno socialista, sobre todo tras la polémica licencia de emisión de La Sexta como televisión privada nacional hace pocos años. Y es que ya se especula con que Sebastián quería favorecer a Mediapro -sin aportarse algún argumento de peso que no sean las supuestas simpatías- en esta época de vacas flacas en la economía.
_________________________________
Se acabó lo que se daba, suelen decir en mi pueblo cuando algo deseado termina. Y bien mal que se acabó, porque a partir de septiembre vuelve el obligado pay per view o pago por visión, o sea, que habrá que pagar por ver el fútbol en la hasta ahora gratuita TDT. La verdad es que yo paso olímpicamente de este espectáculo, y quizá por ello me importe tres gónadas lo que haga el Gobierno con el balompié, pero sí que lo siento por los millones de aficionados que tendrán que volver a pagar, tendrán que rascar de nuevo en el fondo de sus raídos bolsillos para poder presenciar los partidos de Liga. Y a este gasto habrán de añadir, para mayor escarnio, la compra de un nuevo descodificador. ¡Menudo negocio van a realizar los fabricantes con la venta del aparato! ¿Saben ustedes que no sirven los de Canal Plus, TDT, y satélite, porque nuestros gobernantes aún no han sido capaces de implantar un único descodificador para todos los canales de pago?
Me parece que con esta decisión por decreto, adoptada al estilo de los peores tiempos pasados, es decir, por medio del ordeno y mando, sin acudir al trámite democrático del Parlamento español, zanja en parte la deuda moral (es de bien nacido ser agradecido) que nuestros gobernantes tenían con La Sexta (esta recoge ahora el fruto de lo sembrado por Wyoming et adláteres), y al tiempo pone a pie de solución los problemas económicos del canal cuyos directivos huyeron espantados recientemente de una reunión, cuando, al intentar fusionarse con Prisa, pudieron conocer la deuda de cinco mil millones de euros que arrastra este grupo. Si Zapatero fue capaz en su día de regalar un rico caramelo a millones de españoles aficionados al fútbol, con la emisión, en abierto, de los partidos de Liga, ahora se lo quita bruscamente, justo ahora, cuando sus economías están sufriendo un fuerte menoscabo por la grave crisis que padecemos todos. La verdad es que ha sido una decisión ruin y desacertada la que ha tomado este gobierno.- JT

sábado, 8 de agosto de 2009

La Sexta busca maridaje: susto y ruptura

De Diariocrítico.com. (07.08.2009).-
La angustia de Prisa por sobrevivir.- Todo parecía atado y bien atado en las negociaciones, a varias bandas, del grupo Prisa para unirse a otras cadenas televisivas y sobrevivir en el ya inmediato futuro. Pero, la realidad es cruda, e incluso a veces cruel, porque en el mismo día ha habido calabazas en dos acuerdos que parecían muy adelantados y casi cerrados. Así, el grupo comunicó este su 'viernes negro' a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que han quedado rotas las negociaciones que mantenía con Imagina con vistas a la integración de sus respectivos activos audiovisuales, por lo que continuará explorando nuevas oportunidades de negocio con otros operadores de televisión. En el hecho relevante remitido al organismo supervisor de los mercados, el grupo que preside Ignacio Polanco confirma que Prisa e Imagina"han decidido no renovar el acuerdo de intenciones" firmado el 3 de junio pasado y que expira mañana 8 de agosto."En consecuencia, ha quedado sin efecto el compromiso de exclusividad que ambas partes acordaron para mantener negociaciones. Prisa continuará explorando nuevas oportunidades de negocio con otros operadores de televisión", concluye la nota.
Y, por otra parte, también se ha sabido este viernes que Prisa y Mediapro han roto las negociaciones para fusionar Cuatro y La Sexta, sus respectivas cadenas de televisión. Parece ser que Mediapro se ha asustado al conocer oficialmente la deuda real de su futura aliada, que ya no lo será: más de 5.000 millones. Así, la prórroga de dos semanas que ambos grupos se habían ofrecido mutuamente, el pasado 24, para un último estudio y cerrar un preacuerdo oficial, lo que ha significado ha sido el entierro definitivo de las negociaciones.

domingo, 2 de agosto de 2009

La hidra que nunca muere sigue matando

“No son vascos, son mierda”, dijo Basagoiti de los etarras que atentaron en Palma de Mallorca contra dos guardias civiles, en un momento de emotiva sinceridad. Son mierda, sí, digo yo, pero hacen daño, mucho daño. Ya se han cobrado más de ochocientas vidas sin conseguir su objetivo en los cincuenta años de existencia de la banda, sembrando el terror con la ejecución de asesinatos premeditados y alevosos. En mi opinión, ETA no es sólo una banda de malhechores y dinamiteros, una banda de mierdas, sino también una cuadrilla bien nutrida de jóvenes al servicio de un nacionalismo históricamente disgregador y socialmente violento. Los vascos -la generalidad del pueblo vasco- saben perfectamente que este país no permitirá nunca la separación de ninguna de sus regiones por mucho que asesinen y extorsionen, pero los etarras, erre que erre, siguen haciéndolo, cegados por el odio hacia todo lo español.

Y frente a esa sangría permanente, ¿qué hace España? Pues yo creo que pierde tiempo, pierde mucho tiempo respondiendo con palabras y gestos, sin plantearse de manera seria y definitiva la búsqueda de una actuación eficaz que acabe con ese monstruo del inframundo, serpiente policéfala cuyas cabezas nunca se acaban de cortar. ¿Cuántas veces nos han dicho que ETA estaba arrinconada y descabezada? ¿Cuántas veces ha vuelto a surgir esa hidra de las contaminadas profundidades del lago vasco para arremeter contra ciudadanos españoles?

¡Ay, los españoles!, mosaico de razas, etnia de rasgos muy dispares heredados de las primitivas tribus peninsulares, violentas unas, como las de los celtas del norte, o relativamente sosegadas otras, como las de los iberos. La verdad es que estamos bien reflejados por Cervantes en su Quijote, el alma dual española, idealismo y realismo, Quijote y Sancho, agresividad y sosiego. Nos movemos dentro de unos ideales de unidad, los de la España única pero plural; seguimos sintiendo y defendiendo por un lado la indivisibilidad del territorio, mientras que por otro el día a día político nos predispone a admitir su descomposición. Minorías de catalanes y vascos lograron en la última década grandes avances en sus proyectos disgregadores: unos por medio de la amenaza y la violencia; otros, negociando de manera astuta con unos gobernantes incapaces de consolidar un Estado de las Autonomías cohesionado y fuerte.

¿Contra ETA, metralleta?, se preguntan los más radicalizados por el inacabable goteo de sangre. Pues lo cierto es que cada atentado que comete la banda tiene como respuesta declaraciones de unidad y testimonios de repulsa; se dedican silencios a las víctimas, se difunden comunicados de condena, y se celebran manifestaciones ciudadanas, pero todo ello no frena ni acaba con la violencia, como se ha comprobado hasta ahora, sino que sirve únicamente para expresar el grado de repulsa y desesperación de una ciudadanía cada vez más harta de tanto chorreo de sangre. Por otra parte, la reiterada consumación de atentados, pese a las frecuentes desarticulaciones de comandos, denota una operatividad aún poco eficaz contra la banda etarra.

Decía antes que las profundidades del lago del que surge la hidra asesina están contaminadas. Me refería a los sectores sociales vascos donde se alimentan y crecen los jóvenes dinamiteros. Observen las manifestaciones pro ETA: gente mayor, hombres y mujeres, no sé si por resentimiento o por odio, profieren gritos contra España. Muchos ni siquiera han nacido en Euskadi, pero por su escasa cultura y su deficiente formación se dejan intoxicar fácilmente por las minorías opuestas a todo lo español. Vive la mayor parte de estas personas en barrios sombríos, en esos colmenares humanos de feas viviendas levantadas durante el franquismo. ¿Cómo no van a germinar ahí los jóvenes violentos? Las ideas antiespañolas están en cada recoveco, en cada vivienda, en cada patio de vecindad. Es ese el lago habitado por la hidra policéfala a la que nunca se le cortan todas sus cabezas.

¿La respuesta a tanto asesinato va a seguir siendo solamente policial? Me temo que, tal como nos demuestran los hechos, si revisamos la historia de los cincuenta años de ETA, el camino para acabar con ella no es sólo ese. Algún día tendremos que sentarnos y, Constitución en mano, buscar otras soluciones. Pero entonces en la negociación no debería de intervenir sólo el Gobierno, sino también representantes de todas las fuerzas políticas parlamentarias, del nacionalismo vasco y de los sectores sociales y empresariales. Siempre habrá, digo yo, un camino abierto a la reconciliación y a la paz, sin que sea estrictamente necesario fragmentar el país. Al fin y a la postre todos nos necesitamos mutuamente para poder seguir construyendo una sociedad más justa y más equitativa. Ya está bien de tanta prosperidad en los sectores más altos, mientras en los menos favorecidos social y económicamente el nivel baja día a día de manera alarmante.- JT

viernes, 31 de julio de 2009

Los chichinabos del periodismo sectario y servil

El País (30.07.2009).- Manel Fran, director de Comunicación del Ministerio de Trabajo, se ha convertido en una estrella en You Tube. El vídeo en el que abronca a un redactor de TVE por haber realizado una pregunta al ministro Celestino Corbacho justo después de una rueda de prensa, ha saltado a lo más alto de la Red después de que lo emitiera el informativo La 2 Noticias. El reportero recabó la opinión del ministro sobre unas declaraciones del presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, sobre el diálogo social realizadas pocos minutos antes. Corbacho, gesto serio, salió de la pregunta con habilidad, pero el responsable de Comunicación se dirigió inmediatamente al reportero, con el que entabló esta tensa conversación:
Fran: Hemos tenido una rueda de prensa de una hora.
Redactor: Ya, pero es que la noticia es ahora mismo.
Fran: No, la noticia no es ahora.
Redactor: La noticia es ahora mismo. Díaz Ferrán acaba de hablar hace 10 minutos.
Fran: Lo pides antes y te lo gestionamos bien. Voy a quejarme, ¡eh! No, no, voy a quejarme y lo has hecho muy mal, muy mal. Es más, voy a pedir quién eres para evitar que vengas a este ministerio en la medida de lo posible.
El ministro ha dado marcha atrás y se ha mostrado dispuesto a conceder una entrevista al periodista de TVE siempre y cuando la pidiera con antelación. Corbacho ha afirmado que si el redactor se había sentido mal, pedía disculpas y, en una mediación salomónica, también ha respaldado a su director de comunicación, del que dijo es un profesional con muchos años de experiencia. "Este tipo de conflictos forman parte del desarrollo normal de la actividad informativa", manifestó un portavoz del ministerio.
__________________
La amenaza del responsable de Comunicación del Ministerio de Trabajo al periodista de TVE es intolerable. Evidencia una vez más la actitud prepotente y chulesca de quien tiene la responsabilidad de facilitar la noticia a los medios para su difusión al ciudadano, un derecho constitucional inalienable, pero vulnerado con alarmante frecuencia por los serviles plumillas de chicha y nabo. No hace aún mucho tiempo se dio un caso parecido durante una rueda de prensa del presidente Zapatero, en la que el periodista encargado de que todo saliera a gusto y deseo del jefe impidió que le preguntasen a este sobre el encuentro Bermejo-Garzón en una inolvidable cacería. 
Uno y otro caso dejan inequívoca constancia de las miserias del periodismo actual. La cuidada neutralidad que caracteriza el buen periodismo está cada día más dañada por el comportamiento sectario de muchos de sus profesionales. Son estos los que, despreciando manifiestamente toda actitud ética, no tienen reparo en manipular, y hasta en censurar, todo lo que pudiera causar molestia a su señor o al partido político al que sirven.- JT

jueves, 23 de julio de 2009

La Roca no es el problema de España

Pues miren ustedes, mis estimados visitantes, me importa un pimiento la presencia de Moratinos como ministro de Exteriores de España en Gibraltar, un hecho que tanto revuelo ha armado en los últimos días. Mucho más me preocupa la situación económica y la actividad política de nuestro país. Por haber visitado Gibraltar este ministro, Inglaterra no va a aumentar ahí su soberanía, ni se va a creer beneficiada. Tampoco considero que esa visita sea la carta de reconocimiento de la soberanía británica de la Roca, como algunos apuntan. Si acaso puede haber sido una nueva torpeza de uno de nuestros más grises gobernantes, o quizás un hecho deliberado más para desviar la atención de los graves problemas que afectan al pueblo español.

Vivimos en democracia –teóricamente-, pero ya no están las filas prietas como antaño para lograr la devolución de un pedazo de territorio que lave nuestro honor. Aquí, de momento, hay que sobrevivir como se pueda. Así pues, aparquen la Roca, el honor y todas las mandangas que desvían nuestra atención de los verdaderos problemas como la presentación de denuncias por cohecho desacreditadoras entre partidos, o la persistente gripe asesina, hasta la saciedad mentada, sobre la que la ministra del ramo habla una y otra vez causando más alarma que sosiego.

¿Todavía no se han dado cuenta, unos y otros, de que tanto rifirrafe absurdo e innecesario incrementa a pasos agigantados en el pueblo español la desconfianza en los políticos y, por ende, en nuestra actual democracia? Disfrácese usted, señor Zapatero, para que nadie le reconozca, y acuda al mercado, al café, a los lugares de encuentro ciudadano sin politizar y escuche los comentarios. No hay ni uno a su favor. Los trabajadores en paro lo maldicen; los jubilados viven angustiados por el temor a quedarse sin pensión o a verla reducida; las amas de casa se acuerdan de todos sus antepasados ante las subidas en los precios de los alimentos, de los impuestos directos e indirectos de todo tipo, tanto de municipios como de autonomías y del Estado. Vamos camino de un cataclismo social y económico. Pero ustedes, los gobernantes, y ustedes, los parlamentarios, viven felices en su particular edén con sus sueldos elevados y garantizados, con su inmunidad y sus consolidados empleos.


Entrar en política para conseguir un cargo público es un chollo que no está al alcance de cualquiera. Las plazas están limitadas en todos los ámbitos del poder: gobierno central, autonomías, sindicatos… Incluso en las radios y televisiones públicas. Ahí, en todas esas esferas alimentadas con dinero público residen los privilegiados. Los demás, los ciudadanos de a pie, somos prisioneros de la política del actual gobierno, cuyo objetivo final parece ser el de igualar nuestras diferencias sociales por la pobreza.- JT

lunes, 8 de junio de 2009

La censura, el mal de los políticos torpes



¿Ya empezamos? Acaban de ocupar sus nuevos puestos directivos, y en seguida meten el zanco hasta la rodilla. La censura del vídeo sobre las vacas locas en la Televisión autonómica gallega (Santiago de Compostela) marca negativamente al gobierno de Feijóo y al mismo presidente. Este joven político, que prometió el oro y el moro en cuanto a limpieza democrática antes de acceder al poder, y esparció por doquier su deseo de gobernar con honradez, sin banderías ni sectarismos, y muy democráticamente, aparece de súbito metido en el ojo del huracán mediático por una decisión absolutamente torpe e innecesaria.

Cualquiera que vea el vídeo se preguntará qué fantasmas han hallado en él los responsables del canal gallego y hasta el mismo Feijóo. Porque, al menos por las imágenes que ha difundido el diario El Progreso de Lugo, resulta difícil hacer reproches a sus autores. Plantean un problema ya conocido, intervienen en la cinta desde el entonces conselleiro de Agricultura hasta labradores, sindicalistas y expertos en la enfermedad, y además, el tema está tratado con la suficiente prudencia como para no alarmar a los consumidores.

Es público y notorio que la enfermedad de las vacas locas sigue existiendo en España. En Galicia se presentaron el pasado años varios casos que fueron ampliamente difundidos por los medios. Pero, que se sepa, no cundió el pánico entre los ganaderos, ni la gente dejó de consumir carne. Por eso causa extrañeza la supresión de este programa, sea por orden del político de turno, por la llamada de un temeroso ganadero, o por iniciativa de las actuales regidoras de este canal autonómico que parecen seguir el consejo de que para ser buen vasallo, hay que ser buen servidor. Flaco favor le hacen a Rajoy estas meteduras de pata.- JT
________

(25.06.09) El programa A Caixa Negra se emitió días después del escándalo que produjo su cancelación. Ahora, en el Parlamento de Galicia, el director general de TVG niega que haya habido censura, pero da unas explicaciones poco convincentes. Habla de que se tomó una decisión técnica tras múltiples contactos, entre ellos sindicales, para retrasar la emisión de ese espacio sobre las vacas locas. La aclaración enturbia aún más el asunto. Porque, qué decisión técnica impidió emitir en su día esa Caixa Negra. ¿Se averió la lanzadera de vídeos?; ¿perdieron la cinta en algún pasillo?; ¿falló el sonido?, ¿o acaso hay fantasmas en el canal gallego que se apoderan de determinados programas…? Pues ahora nos enteramos por el mismo medio parlamentario de que, antes de emitir un espacio informativo, TVG informa del contenido a las partes interesadas para saber si debe o no emitirse.

Son torpes los comienzos de los nuevos dirigentes de esta tele. Las razones que dan a las acusaciones de censura resultan difíciles de creer, por simples, por anodinas, y por transgredir la ética periodística al revelar el contenido de un reportaje antes de su publicación, emisión en este caso. Esto sí que es grave. ¿Por qué no se dijo la verdad? ¿Por qué no se dijo en su momento, sin rodeos, que se anuló su emisión porque podría alarmar a los consumidores, y, como consecuencia de esa alarma, perjudicar gravemente al maltrecho sector ganadero?- JT

jueves, 4 de junio de 2009

Coplilla de aromas, amores y maldecires de una dama bien armada


Érase una vez una dama/ en un congreso metida / en medio de unas diputadas/ bien o mal avenidas. /Estirose la señora /como  gañán en la huerta, /y, tras hacer los deberes, / díjoles a sus señorías:
¡Oh petardos, petardillas, /qué poco sabéis de política! /Si os estiráis como yo/ brazo en alto y boca abierta/ veréis cómo vuestros rivales/ cargados de maledicencia/ sisean muy por lo bajo/ que esta  moza tan sociata/ tiene bien poca vergüenza.  
Escuchad, soplones airados, /que soy moza, y muy honrada. /Si me estiro, es por amor / a mis socios, camaradas /anhelantes del olor / de mi axila perfumada.
Mas no hay mala educación /en mi gesto de gañana /ni atisbo de indiferencia / en la expresión de mi cara. /Sólo quiero parecer /como dama poderosa /al poder encaramada / una chica de buen ver /aunque un tanto relajada /sin perder la corrección /que sus señorías reclaman /porque soy yo, sí, /la ya famosa  Pajín, /la mejor de la bancada. ¿Vale?
                                           Ramón de Campoolor 

domingo, 24 de mayo de 2009

El placer de volar como las aves

Si no tienes vértigo, mira esta impresionante vídeograbación de unos saltadores con esquis y parapente. Sus vuelos en el vacío, rozando a veces el roquedal, ponen el pulso del espectador a tope. El vídeo dura 3' 45''. No dejes de verlo.

wingsuit base jumping from Ali on Vimeo.

lunes, 18 de mayo de 2009

Otro producto baladí made in O.T.

Rodolfo Chikilicuatre fue el hazmerreír de Europa en mayo de 2008, con El baile del chiki chiki, pero al menos se situó en el puesto 16 de la lista de participantes en el festival de canto de Eurovisión. Este simpático actor y humorista catalán, de nombre David Fernández, supo conquistar a una buena parte del público con su esperpéntica figura y ademanes de robot para ganarse un puesto inimaginable hasta por sus mejores fans. Por el contrario, en la edición del festival de este año (2009), la cantante y ex azafata de vuelo Soraya fracasó estrepitosamente, situándose penúltima de la lista en contra de muchos pronósticos y de sus propias aspiraciones, pues confiaba en obtener mejor puntuación. En una entrevista en TV confesó que se sentiría feliz si lograra clasificarse entre los diez primeros puestos.


Soraya es una nueva manufactura de Gestmusic, la productora de TV creada a finales de los ochenta por el trío humorístico catalán La Trinca y ligada actualmente a la poderosa fábrica de programas televisivos Endemol. Soraya salió al mundo de la canción desde Operación Triunfo, como Rosa, Bisbal y otros jóvenes valores. En este programa se fabrican cantantes tomando como materia prima a unos jóvenes ansiosos por ganarse la vida y la popularidad de manera rápida y fácil. Lo negativo de su escuela es que los profesores/as de canto, y los maestros/as de danza tienen un nivel profesional más bien cortito. Basta con verlos actuar en antena, o simplemente escucharles, para comprender que con semejante cuadro docente los representantes de España en Eurovisión nunca ganarán el concurso.


Y hay otro aspecto negativo en la fabricación de estos cantantes: se despiertan ilusiones en miles de jóvenes, haciéndoles creer que la vida es un paseo triunfal, repleto de fortuna y bienestar, cuando la realidad es otra: pueden subir deprisa, ganar dinero sin grandes dificultades, pero la caída siempre será dura. Tarde o temprano volverán a pisar el compacto adoquín de la calle vacía. ¿Y entonces qué? ¿Qué dimensiones tiene la soledad en que se hallarán?


Mas volvamos al festival. Si la Rosa vociferó en 2002 con timbre grato, pero insistente y machacón: cuasi perturbador, rodeada de un grupo de saltimbanquis inquietos y también gritones, hasta dañar el oído con su Europe’s living a celebration, no menos molesta fue en 2009 la actuación de Soraya, con sus movimientos ora electrizadores, ora saltarines; cantando en tono monocorde, sin matices, con voz chillona, más propia de gallera que del espectacular escenario montado por los moscovitas en la capital de su país. Y así le fue a España, la penúltima de la lista.


En fin, no merece la pena perder más tiempo en reflexiones sobre este tema. Es lo que hay y es lo que nos venden. En este rumboso país, tan dado a admitirlo todo en nombre de la liberté, la égalité y la fraternité (estamos rodeados de imbéciles que no saben asociar la palabra democracia con sentido de la responsabilidad, de la dignidad, del deber y del buen gusto), cada día damos un paso a atrás, rebajando los niveles de educación, cultura y comportamiento, los valores éticos y estéticos propios de las sociedades cultas y bien desarrolladas.


Pero recordemos finalmente los exitazos de nuestro país en Eurovisión, en los festivales de los últimos años. La lista nos dará la medida de la capacidad profesional y el talento de nuestros cantantes, de nuestros compositores, y sobre todo de quienes tienen la responsabilidad de elegirlos.- JT


Año Cantante Puesto
2000 Serafín Zubiri 18
2001 David Civera 6
2002 Rosa López 7
2003 Beth 8
2004 Ramón 10
2005 Son de Sol 21
2006 Las Ketchup 21
2007 D’Nash 20
2008 Chikilicuatre 16
2009 Soraya 23
Aquí tienes la actuación de Soraya en Eurovisión:


jueves, 23 de abril de 2009

Petulancia por demultiplexor

En la página Soitu.es me encuentro con esta crítica al programa de Telecinco La Tribu. Es dura, contundente, implacable, aplastante, brutal…, pero acertada. Me gusta. Estos cuatro personajes, que se creen el ombligo de la tele, merecen juicios como el que reproduzco a continuación.

La tribu del ego.- Por Javier Pérez de Albéniz (Soitu.es).- "Si nuestro siglo ha aportado una palabra a la potencia de la lengua, ésa es ego". Lo dice el gran Norman Mailer, y no seré yo quien le lleve la contraria. Es más, después de ver 'La tribu' (Telecinco), el retorno de Javier Sardá a la telebasura, estoy seguro de que el escritor y periodista de New Jersey, fastuosa mosca cojonera de la intelectualidad norteamericana, incluso pecó de prudente. Por una vez, Mailer se quedó corto: el ego también ha conquistado la televisión.

La presentación de los cuatro protagonistas de 'La tribu' (Sardá, Mercedes Milá, Boris Izaguirre y Carlos Latre) fue para vomitar. Duró más de diez minutos, incluyó escenas con los supuestos mejores momentos de sus respectivas carreras, y terminó sobre una mesa motorizada que se elevó sobre el escenario. Los cuatro egos estaban sobre ella, como endiosados bufones, en una delirante coreografía que hubiese firmado orgulloso el mismísimo Narciso. Flotaban.
El resto no fue ni mejor, ni siquiera más contenido. Si Sardá y su nueva troupe aportan algo con 'La tribu' al mundo de la televisión es ego. Dosis masivas, descomunales, industriales de ego de la peor calidad. Toneladas y toneladas de un ego rampante y lerdo que se desparramó por el plató, que inundó la cadena, que se desbordó e invadió los hogares que en ese momento habían cometido el error de tener encendido el electrodoméstico. La pantalla corrió gravísimo riesgo de explotar debido a la presión del ego. Porque 'La tribu' es una apología del ego, un alegato de la vanidad, un muestrario de petulancia, fatuidad y engreimiento.
¿Y saben a qué recurren Sardá y compañía cuando pudiera parecerles que el ego flojea? Pues al ego. No tienen nada más que ofrecer. Ni un milímetro de talento, de guión, de ingenio, de chispa. Fueron dos horas y 15 minutos de narcisismo disfrazado de televisión gritona, vieja y repetitiva, sin gancho, sin ideas, sin sentido. Pero en cualquier caso, podría darse la circunstancia de que 'La tribu' pasase a la historia de la pequeña pantalla: nunca se vio tanto ego por metro cuadrado en un plató de televisión.
Entrevistado en el informativo anterior al programa, Sardá describió su programa como "un ejercicio extraordinario de humildad". Todos sabemos que en los informativos se dicen muchas mentiras... ¡Pero coño, no tan gordas! El mérito de Sardá con este nuevo producto televisivo es solamente uno: evitar el choque de trenes, es decir, la colisión de cuatro histriónicos y presuntuosos narcisos.
Y es que hasta los invitados rezumaban ego. El primero fue Risto Mejide, un esperpéntico actor convertido en estrella de la televisión. Un ego en ebullición. "Ni respeto ni pollas", aulló Sardá para empezar su simulación de bronca con el tal Risto: "Te voy a pegar una patada en los huevos". "No soy como tú, no valoro sobre todas las cosas el dinero", le respondió Mejide. Y entonces entró una Mercedes Milá incapaz de asistir a semejante pantomima como simple espectadora: "Chavalín, te estás pasando pero de largo", le gritó a Mejide como cumbre del patético enfrentamiento teatral. Solo faltaba Latre, que apareció disfrazado de Risto.
Había pasado media hora, y la sensación ya era repugnante. Una impresión que se acrecentó con los reporteros de calle, una pareja con aspecto de skinhead y actriz porno. Con Magdalena Álvarez y Amaia Salamanca, dos insípidas lechuguinas. Y con un cura, el padre Loring (asesor espiritual de Sardá) que, seguro que no se lo imaginan, se mostró como un individuo vanidoso, además de ideológicamente repugnante.
Sardá, enfermo de soberbia, comete un error de principiante: cree que con tenerla muy gorda es suficiente. Pero a estas alturas de la vida, de la televisión, su enorme plató, su mesa-ascensor, sus sobreactuaciones, sus chillidos histéricos y su cuadra de ególatras desbocados ya no impresiona a nadie. 'La tribu' está hueca. Y dejó una audiencia mediocre (14,9%), además de las peores sensaciones posibles. Recuperemos a Mailer: "el ego, ese ejercicio diligente y a veces eficaz de ignorancia entendida como autoridad".
___________________
Día 4 de mayo. Por Internet me entero de que Mercedes Milá ha abandonado La Tribu. Es una decisión acertada. El programa no iba con su personalidad, y además sumía a la presentadora en un submundo televisivo. El trío de la bencina (Boris, Latre y Sardá) seguirá quemándose con la basura de su propio espacio. Dejémoslos ahí. Que disfruten solos desde el culmen de su egolatría.
___________________


Suspenden la emisión. Borrón y cuenta nueva

Día 29 de mayo. Agencias. Madrid.- Telecinco y Javier Sardá decidieron el jueves finalizar la emisión del programa La Tribu, ya que no se han cumplido las expectativas que ambas partes tenían al iniciar este proyecto, ha informado la cadena. Tanto la cadena como el director y presentador han preferido trabajar en un proyecto futuro antes que dar continuidad a La Tribu, que comenzó su andadura el pasado 16 de abril, ha añadido la nota. Precisamente hace un mes que Mercedes Milá anunció que se marchaba de este programa, en el que compartía protagonismo con Javier Sardá, Carlos Latre y Boris Izaguirre, porque en el programa no se analizaba la actualidad desde la mirada de ellos cuatro, según la periodista.